Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Torre Village prevé que un tercio de sus visitantes acudan de otras regiones

Los promotores confían en que los descuentos del modelo ‘outlet’ sean un polo de atracción para el valle del Ebro.

Las obras en la antigua fábrica de Pikolin avanzan con el objetivo de abrir esta primavera.
Las obras en la antigua fábrica de Pikolin avanzan con el objetivo de abrir esta primavera.
Guillermo Mestre

Torre Village, el gran centro comercial que abrirá sus puertas en primavera en los antiguos terrenos de la fábrica de Pikolin de Zaragoza, recibirá 2 millones de visitantes al año de fuera de Aragón. Esa es, al menos, la previsión que maneja Iberebro, el impulsor del proyecto. Los descuentos permanentes que ofrece el modelo ‘outlet’ serán, según los promotores, el principal reclamo para posibles compradores de todo el valle del Ebro e incluso del sur de Francia.

«Miramos al País Vasco, Rioja, Navarra, Soria, Lérida... Esperamos que los clientes recorran kilómetros por nuestro formato de descuentos permanentes en todas las marcas de entre el 30% y el 70%», señalan fuentes de la compañía. En concreto, Torre Village prevé recibir 5,7 millones de visitas anuales, de los que el 35% procedería de Comunidades vecinas.

Un porcentaje similar de visitantes de fuera, aseguran, registran cada año los dos grandes ‘outlets’ de moda y restauración del país en los que Torre Village se fija como modelo: La Roca, en Barcelona y Las Rozas Village, en Madrid. Para facilitar el viaje hasta las antigua fábrica de Pikolin, en la carretera de Logroño, los promotores y el Ayuntamiento no solo ofrecerán una lanzadera desde el centro de Zaragoza y reforzarán la línea del Casetero, también negocian con ADIF la apertura de una terminal para la línea ferroviaria de cercanías.

Además, el ‘boom’ del turismo chino en la capital aragonesa, que ya ha superado al francés en el primer lugar de visitantes, no ha pasado desapercibido. «Es un tipo de turista al que le gustan mucho las compras» señalan fuentes de la empresa promotora, que reconocen que este fenómeno «abre una interesante expectativa de negocio», por lo que se establecerán acuerdos con los turoperadores.

De hecho, cuando hace ya año y medio se inició el proceso de selección de los 800 empleos que generará la actividad comercial de Torre Village, se puso especial acento en la formación en idiomas de los futuros trabajadores, tanto en inglés, por básico, como en francés y también en chino, por la procedencia de los visitantes. Para ello, el Inaem hace una labor de asesoramiento con los aspirantes, que reciben formación específica en ‘retail’, idiomas y nuevas tecnologías.

Avanzan las obras

Hace un mes el Ayuntamiento de Zaragoza aprobó definitivamente, con los votos de PP, Cs, PSOE y Vox, la modificación del planeamiento urbanístico de la ciudad para dar cabida a Torre Village. El ‘outlet’ esquivó de este modo las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) en las que se declaraba «nulo de pleno derecho» el plan especial con el cual se impulsó el proyecto de Pikolin.

Con la vía legal despejada, los promotores centran sus esfuerzos en cerrar los operadores que se instalarán en la carretera de Logroño y en concluir las obras a tiempo para abrir esta próxima primavera.

El concepto que se está ejecutando se basa en calles al aire libre con zonas ajardinadas y fuentes entre edificios con tiendas ‘outlet’, es decir, con descuentos de entre el 30% y el 70%. La superficie total ocupará 66.000 metros cuadrados. La zona de tiendas de moda tendrá 13.000, aunque ampliables a 18.000 si se detecta una demanda creciente.

En cuanto a la restauración, se ubicará en los antiguos silos y almacenes, con un espacio de 8.500 metros cuadrados, mientras que la zona de medianas contempla 35.000 m2 para operadores de gran tamaño, incluidos los 15.000 de Bauhaus, que abrió en 2015.

Etiquetas
Comentarios