Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La Diputación de Zaragoza centralizará en un espacio todo su fondo documental

El archivo, hoy repartido entre la plaza de España y la residencia Pignatelli, irá a un bloque del hospital Provincial.

Alicia Sánchez, jefa de la sección de Archivos de la institución provincial, deposita un libro.
Alicia Sánchez, jefa de la sección de Archivos de la institución provincial, deposita un libro.
Oliver Duch

La Diputación de Zaragoza atesora un completo archivo que custodia no solo el trabajo que ha generado la institución desde que se creó sino documentos que permiten descubrir y enriquecer el pasado. En la actualidad, los fondos históricos se guardan en dependencias de la plaza de España, mientras que el administrativo se deposita en la residencia Ramón de Pignatelli, en óptimas condiciones de conservación y con espacio suficiente para nuevas incorporaciones. Sin embargo, la DPZ plantea ahora unificar el material en un único espacio "por razones de eficacia y de organización".

Mercedes Trébol, diputada delegada de Archivos y Bibliotecas, explicó que "en un principio se barajó la posibilidad de mejorar las instalaciones de la residencia, situadas en la antigua iglesia del complejo, pero se vio que no se podía trasladar allí todo el archivo porque está demasiado lejos de la sede principal de la Diputación". Por eso se decidió llevar el archivo al antiguo bloque 3 del hospital Nuestra Señora de Gracia (Provincial), que sigue siendo propiedad de la institución. Trébol añadió que "se han hecho estudios para ver si era posible aprovechar la estructura de ese inmueble, pero se ha visto que no es viable". Ahora se va a redactar el proyecto para derribar el edificio actual y construir uno nuevo en esa misma ubicación. De esta forma, el archivo estará muy cerca de la Diputación y "permitirá consultar los fondos en cualquier soporte".

El archivo está integrado por una diversidad de fondos documentales generados por diversas administraciones de ámbito provincial. Muchas de ellas son anteriores al establecimiento de la Diputación Provincial en 1836. Posteriormente desaparecieron y sus fondos pasaron a formar parte del archivo de la DPZ. Asimismo también se conservan los documentos generados por la propia institución. La documentación que se custodia abarca un amplio periodo que comienza en 1155 (la más antigua) y llega hasta los primeros años del siglo XXI, aunque la mayor parte data de los siglos XIV al XX, y hace referencia a los distintos ámbitos en los que estas instituciones han desarrollado sus competencias: beneficencia, carreteras y vías provinciales, catastro, cultura, enseñanza, reclutamiento o sanidad.

Alicia Sánchez, jefa de la sección de Archivos de la DPZ, resumió que conservan fondos de la Diputación del Reino de Aragón, "uno de los más emblemáticos de la Comunidad". Hay casi 800 manuscritos que aportan "mucha información, no solo gracias al papel, sino a la encuadernación, tinta, tipo de letra...". "Cuando las Casas del Reino desaparecieron, este archivo se desmembró y mucha documentación se perdió. Hay libros que, incluso, sirvieron para levantar barricadas durante la Guerra de la Independencia, y alguno conserva incluso la señal de una bala". Hoy, toda la documentación del Archivo del Reino está digitalizada. El cuadro de clasificación de los fondos y la serie de las actas de pleno hasta principios del siglo XX también se puede consultar a través de la web. El servicio recibe la visita anual de unos 300 investigadores.

"Cuando hablamos de archivos –indicó Sánchez– pensamos en papel, pero puede incluir cualquier material con información relevante de una institución". La DPZ almacena y clasifica también numerosas fotografías y valiosos recursos sonoros.

Joyas que custodia la institución provincial

El censo más antiguo de Aragón.
1

El censo más antiguo de Aragón

s el segundo volúmen de las Cortes de Tarazona (1495), realizado en pergamino. Los ejemplares fueron restaurados e incluyen una detallada relación de habitantes de Aragón.

Manuscrito de Zurita, en el Mercado Central.
2

Manuscrito de Zurita, en el Mercado Central

El abogado Santiago Penén descubrió que restos de los manuscritos originales de los Anales del cronista Jerónimo Zurita se utilizaban para envolver carne. Pidió al mercader que se los cediera por otros que le enviaría y comprobó con asombro qué eran en realidad aquellos papeles. Al morir Penén, los heredó su hermana Pilar. Cuando esta falleció, en marzo de 1921, pasaron a una comunidad religiosa, donde los adquirió Hilarión Gimeno, que los cedió a la Diputación Provincial, en cuyo archivo se encuentran.

Documento de los establecimientos de beneficencia.
3

"Libro de crianza de los niños expósitos"

Entre los fondos documentales relacionados con los establecimientos de beneficencia figura el libro de crianza de 1808 de los niños expósitos del Hospital Nuestra Señora de Gracia. Figura que se estableció en la Casa de la Misericordia por el incendio causado por la invasión de las tropas francesas.

Los inicios del monasterio de Veruela, en 1155.
4

Los inicios del monasterio de Veruela, en 1155

El documento más antiguo que conserva el archivo histórico de la Diputación data de mediados del siglo XII y es el acta de fundación del monasterio. Concretamente, la cesión del castillo de Monfort y sus términos a Veruela. Parte de la documentación pasó a manos de la institución en el siglo XX.

La huella de la Guerra de la Independencia.
5

La huella de la Guerra de la Independencia

La Junta Superior de Aragón surge como consecuencia de la Guerra de la Independencia, dependiendo de la Junta Central Suprema. Era el órgano de gobierno de Aragón. Se instaló en Teruel pero después, a causa de los avatares de la contienda, se convirtió en itinerante.

Etiquetas
Comentarios