Despliega el menú
Zaragoza

COMARCAS

La banda sonora de Cariñena de las últimas tres décadas

La Coral Juan Briz busca renovarse con voces jóvenes para mantener viva la historia e impedir la desaparación del grupo, activo desde 1988.

La formación original de la Coral Juan Briz tras una actuación.
La formación original de la Coral Juan Briz tras una actuación
CORAL JUAN BRIZ

Al oír la palabra coral, la gente joven puede pensar en algo anticuado, propio de gente mayor y que no resulta interesante para apuntarse. Debido a ello, la Coral de Cariñena lleva varios años intentando renovar su plantel y que a las habituales voces de la formación se una algún canto más juvenil. "Queremos que lo vean como una actividad cultural enriquecedora", señala María Jesús Sanz, vicepresidenta de la formación. Por el momento, han conseguido incorporar a dos componentes más jóvenes, una chica de 25 años y una mujer de alrededor de cuarenta, que invitan al optimismo en el camino de la renovación.

La idea de la coral es seguir el ejemplo de otras formaciones, como la de María de Huerva, que cuenta con integrantes muy jóvenes. "Algunos miembros han ido falleciendo y no queremos que la agrupación desaparezca", comenta Sanz. Esta lucha por mantener viva la formación se debe a la gran historia que atesora. La Coral Juan Briz se constituyó en 1988, cuando por iniciativa de la asociación de amas de casa de la localidad, surgió la idea de formar un grupo de voces mixtas. El director elegido fue Germán Cunchillos, quien aceptó el reto de dirigir por primera vez una coral. A la hora de decidir el nombre para la formación, se optó por el de Juan Briz, en honor del compositor y músico cariñense.

María Jesús Sanz, con 73 años, es la miembro más veterana en la actualidad y rememora esos primeros pasos: "Pagábamos 300 pesetas al mes de cuota para poder mantenerla". Ha vivido todos los grandes acontecimientos de la formación y los recuerda con emoción: "Llegamos a grabar un disco y compusimos el himno de Cariñena". Tras un pequeño intervalo en el que se aminoró la actividad, en el año 2005 se reanudó con vistas a impulsar la coral nuevamente. Para ello, se contó con una nueva formación de 30 personas y dirección renovada en la persona de José Manuel Díez Resines, quien se interesó por el grupo tras escucharlo.

Una de las incorporaciones más recientes es Myriam Domeque. "Hasta hace poco era la más joven y eso que tengo ya 53 años", comenta entre risas. Para lograr reunir nuevas voces incide en que "no quita mucho tiempo". Además, el presidente de la formación, José Bellido, señala que "es una actividad muy buena para Cariñena". El problema reside en que sin esos nuevos componentes, las actividades cotidianas de una coral se vuelven mucho más complicadas. "Si somos 20 miembros y para una salida fallan diez ya no podemos hacerla", lamenta Bellido. Para conseguir animar a más gente para su causa resaltan que "no hace falta mucha voz y lo importante es el buen ambiente".

Etiquetas
Comentarios