Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Gritos silenciosos por el descanso de los vecinos en el Casco de Zaragoza

La Asociación Stop Ruido de Zaragoza, que ha presentado este viernes de manera oficial la Federación Estatal, creada en julio, y que reúne a unas 45 organizaciones de diez comunidades autónomas, colgará carteles y pancartas en las zonas de ocio para concienciar a la ciudadanía.

Las calles del Tubo, entre las más expuestas de la ciudad al ruido del ocio nocturno.
Las calles del Tubo, entre las más expuestas de la ciudad al ruido del ocio nocturno.
Aránzazu Navarro

"Un problema que desde hace 40 años no para de crecer en intensidad y extensión", así es como los representantes de la Asociación de Vecinos Stop Ruido de Zaragoza definen el asunto contra el que ya llevan un buen tiempo batallando. La calle de las Armas, la calle del Temple o la calle Mayor, entre otras, se convierten cada fin de semana en el centro neurálgico del ocio nocturno de la capital aragonesa. Desde las tapas y las cervezas hasta las discotecas y las copas, la zona del Tubo se llena de cientos de personas que prolongan su diversión hasta que la música termina. Esto es, muchas veces, según ha explicado este viernes la organización, desde las once de la noche hasta las siete de la mañana. Unas horas en las que quienes residen por la zona ven complicada e incluso imposibilitada la tarea de dormir. "El ruido nos afecta muchísimo a nuestra forma de sentir y de vivir porque produce alteraciones en el sueño y en el ritmo circadiano", ha declarado en una rueda de prensa celebrada en el Centro Joaquín Rocal Asun Jimeno, miembro de Stop Ruido. 

En el transcurso de la misma, Miguel Morte, portavoz de la organización, ha criticado que los sonómetros instalados en algunas de las calles registran la mitad de las noches más de 55 decibelios, el límite a partir del cual se puede interponer una denuncia, y que en más de una ocasión se han llegado a cuantificar hasta 75.  En concreto, en el sonómetro ubicado en la calle de Cuatro de Agosto se superó el 51% de las noches medidas, en el de Espoz y Mina el 43% y en el de la calle Mayor el 47% de las mediciones superaron los 55 decibelios. 

En este sentido, Stop Ruido, con el patrocinio del Ayuntamiento de Zaragoza, está llevando a cabo la 'Campaña de sensibilización sobre el problema del ruido generado por el ocio nocturno en el Casco Histórico'. Ya este jueves se inició la colocación de banderas en balcones de esta zona, concretamente en calle Mayor, Espoz y Mina, Plaza del Pilar, calle de Estébanes y Las Armas, y de carteles en los distintos establecimientos. También pretenden ampliar su presencia en redes sociales. 

Con esto, la organización quiere concienciar a los ciudadanos sobre un problema que consideran "de salud comunitaria". Así lo ha expresado Javier Rodríguez, de la Asociación Vecinal Lanuza Casco Viejo, que ha asegurado que "la lucha seguirá", y ha acusado al Consistorio de ser "el promotor y el responsable del problema". Asimismo, solicitan que este área sea declarada zona de saturación especial. "Solo pedimos que se cumpla la ley para que los vecinos puedan vivir tranquilamente y no se tengan que ir del barrio porque no pueden soportarlo", ha sentenciado Rodríguez. 

Por su parte, Pedro Martínez, de la Plataforma Escuela y Despensa, ha considerado que "el ocio hay que trabajarlo" y que el problema es que en Zaragoza está enfocado a "grandes concentraciones masivas que no tienen en cuenta a los residentes". 

Por otro lado, este viernes han aprovechado también para llevar a cabo la presentación oficial de la Federación Estatal de Asociaciones Contra el Ruido, constituida el pasado julio y que ya cuenta con aproximadamente 45 organizaciones de diez comunidades autónomas: Andalucía, Aragón, Baleares, Castilla y León, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia, Comunidad Valenciana y País Vasco. El objetivo de esta es trabajar de manera conjunta para "ayudarnos, ganar fuerza, respeto, concienciación, poder de interlocución y de presión" y que "la movilización social haga mella en los gobiernos y en la Justicia", ya que, consideran, "nadie puede hacer negocio con nuestra salud".

En representación de la Federación ha asistido al encuentro Saturnino Vera Guerrero, miembro de la Junta Directiva y de la Asociación de Vecinos Cavas La Latina, en Madrid. Vera ha explicado que la intención es, además, "trabajar activamente" para conseguir el objetivo 11 de 'Ciudades y Comunidades sostenibles' propuesto en la Agenda 2030 de la ONU.

Etiquetas
Comentarios