Despliega el menú
Zaragoza

barrios de zaragoza

Valdespartera vuelve a salir a la calle en defensa de su parque soñado

La Plataforma de Afectados por el Recinto Ferial ha convocado para este sábado una concentración para pedir el fin de los macroespacios festivos y reclamar la construcción del parque Libro de la Selva.

Recinto ferial de Valdespartera.
Recinto ferial de Valdespartera, en las pasadas fiestas del Pilar.
Guillermo Mestre

Apenas han pasado dos semanas desde que finalizaran las fiestas del Pilar y Valdespartera va recuperando poco a poco la normalidad tras nueve intensos días de celebración. Las carpas han ido desapareciendo, las ferias desmontándose y tráfico ha vuelto a normalizarse.

No obstante, según denuncian muchos vecinos, habrá resquicios de las fiestas que no desaparecerán con el paso del tiempo, como por ejemplo los cristales diminutos diseminados por el asfalto del ferial y otras zonas del barrio. “Queremos que la gente empatice con nosotros, entienda nuestras reivindicaciones y se de cuenta de que las molestias que soportamos van más allá de unos días al año”, explican desde la Plataforma de Afectados por el Recinto Ferial de Valdespartera.

Por este y muchos otros motivos, la entidad ha decidido convocar una jornada reivindicativa para pedir que la zona en la que actualmente se instalan el Espacio Zity y las ferias se convierta en el parque Libro de la Selva, contemplado en el Plan Inicial del barrio. La cita será el sábado 26 de octubre, a partir de las 11.00 en la plaza de Ben Hur, que este año se habilitó como ‘punto de encuentro’ y que fue utilizado por miles de jóvenes para hacer botellón. “Los cristales de las botellas que han quedado en el suelo no se van. En esta plaza un niño ya se ha cortado en una mano y un perro se ha hecho daño en una pata. Además, las bicicletas pueden pincharse”, denuncian desde la plataforma.

La concentración comenzará a partir de las 11.00 con un cuentacuentos en el que se leerá ‘La rana de tres ojos’, de Olga de Dios. Además, los organizadores han pedido a los niños y niñas del barrio que lleven dibujos de cómo se imaginan el ansiado parque Libro de la Selva para poder exponerlos al aire libre. “Queremos que desde casa, las familias y los niños vean las ventajas que tendría que se construyera ese parque ahí”, señalan. Por último, también se leerá un manifiesto.

Paralelamente, la organización ecologista Greenpeace iniciará a las 9.30 una recogida de plásticos en el entorno natural que rodea el recinto ferial. “Se trata de un acto de protesta y denuncia, porque las fiestas generan residuos que a veces, con el cierzo se extienden y acaba en solares o en el monte”, lamentan. A pesar de ello, las brigadas de limpieza especiales de fiestas recogieron un total de 160.080 kilos de desperdicios en el conjunto de la ciudad.

Por un modelo de fiestas sin macroespacios

La agrupación de vecinos afectados por el ferial cuenta ya con cerca de 600 miembros, y su objetivo es conseguir que los macroespacios festivos no solo desparezcan del barrio, sino también de la ciudad. “Abogamos por un modelo de ocio en el que estos macroespacios no tengan cabida, porque lo que no queremos en Valdespartera tampoco lo queremos en ningún otro barrio de Zaragoza”, afirman.

Según sus integrantes, este tipo de espacios solo fomentan el “consumo excesivo de alcohol”, que en ocasiones termina con actos vandálicos como los que han sufrido algunos residentes en sus bloques de viviendas. “El civismo brilla por su ausencia. Nos hemos encontrado condones, restos de comida, vómitos y orines”, añaden. No obstante, muchas de estas acciones no han quedado impunes, ya que el 62% de las multas que la Policía Local interpuso durante las fiestas por orinar en la calle fueron en Valdespartera.

Los vecinos también han denunciado la rotura de dos puertas de cristal de sendos portales y las pintadas de un ascensor con spray. “Para nosotros solo es un foco de malestar”, aseguran.

El descanso de los vecinos ha sido otro de los grandes perjudicados por el ruido y la música. Por este motivo, la Plataforma tiene la intención de solicitar una reunión con la vicealcaldesa, Sara Fernández, para que el macroespacio no vuelva a instalarse en el barrio. “Aquí hasta las cinco de la mañana entre semana la gente no puede empezar a dormir. Unos lo aguantan con medicación y otros se mudan a casa de sus padres u otros familiares. El derecho al descanso tiene que estar por encima de eso”, consideran.

De hecho, si la concesión del Espacio Zity se prorroga, la plataforma luchará para que la música cese antes. “Tenemos que conseguir que la hora de cierre entre semana sea mucho antes, por lo menos a las 2.00”, concluyen.

Etiquetas
Comentarios