Despliega el menú
Zaragoza

Ayuntamiento de zaragoza

Zaragoza estudia crear una ordenanza de "buen comportamiento cívico"

El Ayuntamiento prevé dar luz verde en los próximos días a la regulación del ruido, que está pendiente de informes técnicos.

Más de 5.000 jóvenes se concentraron en la explanada habilitada para el habitual botellón a las puertas del Espacio Zity.
Imagen del macrobotellón de Valdespartera, durante las pasadas Fiestas del Pilar.
Francisco Jiménez

El Ayuntamiento de Zaragoza estudiará la posibilidad de impulsar una ordenanza de «buen comportamiento cívico» para la ciudad. La propuesta nace del PSOE, y el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, recogió ayer el guante en la comisión del área celebrada en el Consistorio. «Es una idea con calado suficiente como para abrir una mesa con los grupos para recabar su opinión».

La concejal socialista Inés Ayala apostó por «equilibrar» la ordenanza del ruido que está a punto de aprobar el Ayuntamiento con otra de «buen comportamiento cívico» en la que se tengan en cuenta aspectos como la «pedagogía y la educación» a la hora de corregir determinadas actuaciones que causan molestias, no solo por ruido, en la capital aragonesa.

Para ello, los grupos empezarán a establecer conversaciones en las próximas semanas para iniciar una tramitación que, eso sí, empezará de cero, a diferencia de la ordenanza del ruido, que afronta su recta final.

En este sentido, el Serrano detalló que «en los próximos dos o tres días» convocará al resto de partidos para terminar de concretar la ordenanza, que está pendiente de varios informes preceptivos –de la Asesoría Jurídica, de Intervención–, así como de un dictamen de la comisión de Espectáculos del Gobierno de Aragón.

Posteriormente se elaborará la propuesta de resolución definitiva, que deberá integrar los votos particulares de la oposición y las alegaciones de las partes implicadas, en especial de las asociaciones de vecinos y de los hosteleros.

Entre los aspectos que todavía están pendientes de revisión se encuentran, por ejemplo, los artículos del borrador que atribuyen la responsabilidad por el ruido generado en a las puertas de los bares tanto a los causantes del ruido como a los propietarios del establecimiento. Estas y otras medidas, como las exigencias de insonorización de los locales, hicieron que todo el sector hostelero de la capital aragonesa se uniera contra la propuesta del anterior equipo de gobierno de ZEC. Por su parte, los vecinos reclaman no dilatar más los plazos y aprobar un texto que sirva para minimizar las afecciones por ruido.

Etiquetas
Comentarios