Despliega el menú
Zaragoza
Fiestas del Pilar 2019

zaragoza

Un tornillo defectuoso causó la avería de la montaña rusa de Valdespartera

El informe elaborado por los ingenieros descarta que haya habido problemas en el montaje o en el mantenimiento o algún tipo de sabotaje.

Desmontaje de la montaña rusa 'Selva Encantada', atracción averiada en Zaragoza
El desmontaje de la montaña rusa 'Salva encantada' comenzó este lunes.
Toni Galán

La avería de la montaña rusa 'Selva encantada' de las ferias de Valdespartera se debió a un fallo en el material de un tornillo de la estructura. Según ha podido saber este diario, los informes que han elaborado los ingenieros que se han encargado del caso apuntan a que fue una deficiencia en una de estas piezas la que causó el incidente, que el pasado domingo dejó atrapadas a trece personas a varios metros del suelo.

Así, la investigación descarta por el momento que haya habido una negligencia en el montaje de la atracción o un mal mantenimiento de la misma. Es decir, el problema no fue que el tornillo estuviera mal colocado o insuficientemente apretado, sino que directamente se fracturó por un problema con el material de la pieza, lo que causó una reducción de su resistencia.

Al romperse este tornillo, todo el peso de la pieza pasó a otra pieza similar colocada en el otro lado, que también acabó cediendo. No obstante, los ingenieros achacan a la primera de las piezas la responsabilidad del accidente.

Tras el suceso, los investigadores encontraron los dos tornillos en el suelo, por lo que han podido analizarlos con detalle. El domingo, al ceder estas dos piezas, el raíl acabó soltándose. El sistema de seguridad de la atracción funcionó y se detuvo de inmediato el movimiento de los coches, para evitar un descarrilamiento. En ellos se quedaron atrapadas 13 personas, algunas de las cuales pudieron bajar por su propio pie usando una escalera de emergencia. Sin embargo, nueve de ellas tuvieron que ser rescatadas por los Bomberos.

Tras el accidente, ocurrido por la mañana, la atracción quedó clausurada y no volvió a abrir. Revisaron la instalación un ingeniero de la empresa Orfeinte, encargada de la gestión del recinto ferial, y otro del área de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Zaragoza. Además, por la tarde llegó desde Valencia un técnico especializado en el mantenimiento de este tipo de instalaciones. A las 23.00 se dio por concluida la inspección y se autorizó al desmontaje de la atracción, que comenzó este lunes.

Cuando se confirme y se apruebe el informe definitivo, el Consistorio zaragozano estudiará si hay que imponer algún tipo de sanción administrativa a la empresa concesionaria. De momento, la Policía Nacional ya descartó iniciar una investigación sobre este suceso.

Etiquetas
Comentarios