Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Un cruce conflictivo trae de cabeza a los vecinos de Parque Venecia

Los residentes señalan que la vegetación de la mediana entre la avenida Puente de los Suspiros y la calle Piranesi resta visibilidad. El Ayuntamiento, por su parte, no observa ninguna anomalía

Cruce de la calle Piranesi con la avenida Puente de los Suspiros.
Cruce de la calle Piranesi con la avenida Puente de los Suspiros.
L. R.

Mala visibilidad, excesos de velocidad y falta de educación vial. Tres ingredientes que, según los vecinos de Parque Venecia, se combinan en el cruce de la avenida Puente de los Suspiros y la calle Piranesi para crear situaciones de peligro.

Se trata de una intersección criticada por muchos residentes de la zona y en la que hace poco más de quince semanas se produjo un choque con un herido. Al parecer, dos turismos colisionaron después de que uno de ellos se saltara una señal de ‘stop’.

El problema, según la Asociación de Vecinos Somos Parque Venecia, comenzó hace aproximadamente un año tras la semaforización de la avenida de la Policía Local y la de Tiziano, muy próximas al colegio del barrio. “Desde que se instalaron los semáforos y se redujo la velocidad de la zona a 30km/hora hemos notado que gran parte del tráfico que proviene del centro comercial y se dirige a la ciudad se mete por las calles del sector de Parque Venecia”, explica José Antonio Andrés, presidente del colectivo. De esta manera, los conductores con más prisa sortean los semáforos, aunque esta picaresca ha tenido como consecuencia un aumento del tráfico por el interior del barrio.

Además, los vecinos advierten de que la visibilidad en esa intersección no es la más adecuada, ya que la mediana está coronada por una hilera de adelfas que la dificultan la visión. Pese a que hace unos años el consistorio retiró buena parte de estos ejemplares del barrio a petición de los vecinos, las de la avenida Puente de los Suspiros todavía permanecen allí. “Es un cruce mal hecho de por sí. No está bien señalizado y, curiosamente, aunque se ha hecho en el 90% del barrio, esa avenida es la única en la que no se han retirado las adelfas, que restan visibilidad tanto al peatón como al conductor”, apunta Andrés.

La asociación también tiene palabras para aquellos que no respetan la educación vial más básica. Y es que, según el colectivo, muchos conductores no respetan ni los límites de velocidad ni los pasos de cebra. “Los choques no son frecuentes, pero sí lo es que la gente se salte las normas y que haya sustos. No se llegan a producir accidentes, pero es cierto que te encuentras coches parados a mitad del cruce y otros que van muy rápido”, señalan.

El Ayuntamiento, por su parte, ha trasladado a este periódico que el servicio de Parques y Jardines “no ha detectado ningún punto de interferencia visual” en la zona y que en su día “se sustituyeron numerosas adelfas por romeros para evitar el peligro”.

No obstante, pese a la respuesta clara y tajante del consistorio, el colectivo vecinal está buscando fórmulas para proponer el Ayuntamiento la mejora del cruce. Para ello han realizado una consulta a través de las redes sociales a los residentes, que han sugerido multitud de alternativas.

La solución: eliminar el cruce

Entre las propuestas que les han hecho llegar está la instalación de semáforos, la eliminación de la vegetación de la mediana o, directamente, la supresión del cruce. Esta última es la que más convence a la asociación. “Creemos que la eliminación del cruce es la mejor opción. Habría que alargar la mediana y que todos los coches que salgan de la calle Paolo Veronese tengan que girar a la derecha hasta la rotonda y den ahí la vuelta”, señala Andrés.

En cuanto otros puntos problemáticos del barrio en lo que se refiere a circulación, la asociación señala el último tramo de la calle Carlos Scarpa. “Es una zona conflictiva, sobre todo la parte final de la calle, desde donde sale la línea 23 de autobús”, apuntan. Y es que, en la intersección con la calle La Vogalonga hay un ceda al paso que no muchos conductores respetan, lo que se traduce en frenazos, pitidos y algún que otro susto al volante.

Este y otros asuntos serán llevados por la asociación a las próximas comisiones de urbanismo de la Junta Municipal de Torrero, cuyo pleno se constituirá, previsiblemente, el próximo 29 de octubre. “Desde ahí intentaremos buscar la mejor solución junto a los técnicos municipales, que son los que tienen la última palabra”, añaden.

“El sentido de las calles no tiene ningún sentido”

Tras tomar el pulso a los vecinos, el colectivo también ha constatado que sería necesario reordenar el tráfico del barrio. “Llevamos mucho tiempo detrás de eso. Sabemos que hay muchos vecinos que tienen que dar grandes rodeos para entrar a sus casas. El sentido de muchas calles no tiene ningún sentido, valga la redundancia”, finaliza Andrés.

Etiquetas
Comentarios