Despliega el menú
Zaragoza

COMUNIDAD DE CALATAYUD

Siete caminos para conocer los recursos turísticos de un territorio

El proyecto Ruta 67, elaborado por el taller de empleo Descubre tu comarca, recorre todos los municipios de la Comunidad de Calatayud y su patrimonio

Participantes del taller de empleo que ha elaborado el producto turístico
Participantes del taller de empleo que ha elaborado el producto turístico
MACIPE

Balnearios, mudéjar, arcillas rojas, ríos, cárcavas, yacimientos… Todos estos atractivos para el visitante aparecen unidos en el proyecto Ruta 67, un producto turístico elaborado por el taller de empleo “Descubre tu comarca” y que plantea conocer los 67 municipios que componen la Comunidad de Calatayud siguiendo 7 rutas por carretera bajo la filosofía del viaje sosegado o 'slow travel'. “Cada pueblo tiene su encanto, sea arquitectura o naturaleza, y esto es una forma de unificar las distintas zonas de la demarcación y facilitar que se puedan recorrer”, explica Arantxa Saló, directora del espacio formativo.

De esta forma, los itinerarios van desde el Señorío de Ariza, con 83,6 kilómetros que pasan por Emib de Ariza, Cetina, Ariza, Bordalba, Pozuel de Ariza, Monreal de Ariza, Torrehermosa, Alconchel de Ariza, Cabolafuente y Sisamón o los 117 kilómetros que recorren los cauces del Mesa, Piedra y Ortíz desde Abanto, Monterde, Nuévalos, Cimballa, Campillo de Aragón, Calmarza, Jaraba, Ibdes, Godojos, Carenas, Castejón de las Armas o Alhama de Aragón.

También siguiendo las riberas están la del valle del Manubles, con 31,5 kilómetros que pertenecen a Torrelapaja, Berdejo, Bijuesca, Torrijo de la Cañada, Villalengua y Moros; la del Jiloca, de 59 kilómetros por los términos de Castejón de Alarba, Alarba, Morata de Jiloca, Villafeliche, Montón, Fuentes de Jiloca, Velilla de Jiloca, Olvés, Maluenda y Paracuellos de Jiloca, o la del Ribota, desde Malanquilla, Clarés de Ribota, Villarroya de la Sierra, Aniñón, Cervera de la Cañada y Torralba en 34 kilómetros.

Otra alternan sierra y río, con 45 kilómetros por Tobed, Codos, Miedes de Aragón, Ruesca, Orera, Mara, Belmonte de Gracián, Villalba de Perejil y Sediles, y la más larga, de 122 kilómetros, pasa por Contamina, Bubierca, Ateca, Terrer, Valtorres, La Vilueña, Munébrega, Calatayud, El Frasno, Paracuellos de la Ribera, Sabiñán, Morés, Arándiga y Nigüella. “Hemos visitado gran parte de las localidades para saber qué recursos tienen y toda esa información se guardará en el archivo de la Comarca y dará pie a más cosas”, reconoce.

Así, el taller de empleo, financiado por el Inaem y la propia Comarca, busca que “Ruta 67 dé inicio a algo más, un punto inicial para consoidar una red de información turística local o que vaya hacía algo más ambicioso, como elaboración señalética y materiales de promoción”, subraya Saló. “La conclusión que extraemos es que hay mucha riqueza cerca pero que no sabemos valorarlo. No sabemos todo lo que tenemos”, ahonda.

De este espacio, que cuenta también con una docente y 10 alumnos-trabajadores mayores de 25 años, otro de los propósitos es obtener un resultado que “quedase ahí y que no se hubiese hecho todavía”. En este sentido, Saló explica que también se optó por esta fórmula porque “hay un movimiento creciente en el turismo europeo sobre el turismo 'slow travel', que buscan recorrer en vehículos privados carreteras de poco tráfico en las que se puede disfrutar del recorrido sin prisas”.

Y es que la pausa y el sosiego en los recorridos son casi obligatorios, dado el estado de deterioro que acumulan algunas vías. Pero ya es sabido: la mejor manera de visitar un lugar es pasar por las vivencias de los autóctonos.

Etiquetas
Comentarios