Despliega el menú
Zaragoza

tribunales en zaragoza

Condenada a seis meses de cárcel por devolver ropa usada en tiendas de Zara

La firma denunció a una zaragozana por estafa al descubrir su habilidoso método para manipular de forma sistemática las etiquetas y renovar su vestuario a coste cero. Ahora, la juez le prohíbe también acceder a los establecimientos de la cadena en la capital aragonesa.

Tienda Zara en intu Puerto Venecia
Tienda Zara en intu Puerto Venecia
HA

Las principales cadenas de venta de ropa y moda ofrecen habitualmente a los clientes un plazo de un mes para devolver aquellas prendas que una vez compradas no terminan de convencerles. Eso sí, con la condición de no haberlas usado previamente. Sin embargo, Zara descubrió que una zaragozana se había aprovechando de esta circunstancia para desarrollar un fraudulento sistema de intercambio de etiquetas que le permitía renovar cada temporada su vestuario a coste cero. ¿Cómo? Comprando prendas nuevas y usando después sus etiquetas –internas y externas– para colocárselas a otras ya había utilizado y que devolvía en las tiendas de la firma como si fueran las recién adquiridas. Sin embargo, tantas veces repitió esta mujer la operación que fue denunciada por estafa y acaba de ser condenada a seis meses de prisión.

La acusada, Tania M. A., de 31 años, natural de León pero afincada en Zaragoza, fue juzgada el pasado 30 de septiembre por un delito de estafa continuada, ya que estuvo seis meses ejecutando el mismo fraude. La Fiscalía solicitó para ella una condena de quince meses de cárcel, mientras que Inditex –multinacional a la que pertenece Zara– elevaba la petición a dos años de privación de libertad. La defensa, por su parte, propuso la libre absolución.

Tras escuchar a la acusada y valorar las pruebas, la titular del Juzgado de lo Penal 4 de Zaragoza ha llegado a la conclusión de que lo que hacía esta mujer estaba perfectamente calculado. De hecho, la cadena de moda tardó varios meses en detectar la estafa porque la clienta se preocupó de manipular las etiquetas de forma meticulosa, hasta el punto de saber qué codigo de barras se correspondía con cada tonalidad de ropa.

Evitaba a las encargadas

Al juicio acudieron como testigos las encargadas de las tres tiendas de Zara en Zaragoza a las que la acusada acudía con regularidad y ubicadas en Grancasa, Puerto Venecia y el paseo de Las Damas. Según explicaron estas empleadas, la mujer no solicitaba nunca la devolución en efectivo, ya que sabía que esta no puede hacerla una cajera y tiene que autorizarla una encargada. "Su mayor conocimiento del ‘stockage’ –dice la juez en su sentencia, refiriéndose a las encargadas– les hubiera permitido detectar que la prenda devuelta no se correspondía con la etiqueta". Por eso, la encausada trataba siempre de que le atendiera una cajera, que rotan más y tan solo se fijan en que la etiqueta exterior y la interior coincidan.

Durante su declaración, la investigada negó que hubiera intercambiado etiquetas y alegó que no sabe zurcir ni coser. Sin embargo, la jueza cree que hay pruebas suficientes del engaño. "El hecho de que tanto la etiqueta interior como la exterior sean coincidentes y que sean colocadas precisamente en prendas de similar color evidencia el mecanismo engañoso y el ánimo de lucro, pues de esa manera renovaba el vestuario a coste cero", dice.

Los mecanismos de control interno de Zara terminaron destapando el fraude, ya que cada una de las tiendas dio parte al Departamento de Mermas y Seguridad, que al cruzar datos logró identificar a la acusada a través de los datos de la tarjeta que utilizaba para hacer las devoluciones.

La multinacional ha podido demostrar seis operaciones fraudulentas entre octubre de 2017 y marzo de 2018, cuando se percató de lo que estaba ocurriendo. Sin embargo, su abogado está convencido de que la encausada hubiera seguido devolviendo ropa usada como nueva durante mucho tiempo si no la hubieran cazado. En principio, al no tener antecedentes, la zaragozana podrá pedir la suspensión de la pena para no entrar en Zuera. Pero, en caso de reincidir, acabará entre rejas.

Etiquetas
Comentarios