Despliega el menú
Zaragoza

Ayuntamiento de Zaragoza

PSOE, ZEC y Podemos se unen para exigir a Azcón las obras en los colegios públicos

Con el apoyo de los padres, consideran "un ataque" a la escuela pública la decisión de no ejecutar este año los proyectos de los presupuestos participativos. PP-Cs culpa al anterior gobierno de no tramitarlos a tiempo.

Marta Moreno, del María Moliner, este martes junto a otros padres y a los portavoces de PSOE, ZEC y Podemos.
Marta Moreno, del María Moliner, este martes junto a otros padres y a los portavoces de PSOE, ZEC y Podemos.
Oliver Duch

PSOE, ZEC y Podemos han unido este martes sus fuerzas con las asociaciones de padres y madres para exigir al alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, que ponga en marcha las obras previstas en los 16 colegios públicos con cargo a los presupuestos participativos. Con el respaldo de Fapar y de las ampas de los centros afectados, los portavoces de las tres formaciones han anunciado una moción para el próximo pleno en la que se solicita que se pongan en marcha los proyectos, de momento aparcados por el gobierno PP-Cs, antes del 31 de diciembre o que, al menos, se den garantías de que se incluyen en los presupuestos de 2020.

En concreto, han quedado colgados 19 proyectos por valor de 1,8 millones de euros. Marta Moreno, del Ampa del colegio María Moliner de San José, ha explicado que en su centro estaba previsto el arreglo de los baños y la pavimentación del patio. Ha asegurado que el pasado 30 de mayo se les informó desde el Ayuntamiento de que los proyectos estaban listos para pasar a contratación y ha lamentado que poco después quedaran “paralizados”.

“La no realización de las obras supone un tremendo impacto negativo para los centros y un descrédito para los gestores del Ayuntamiento. Hemos tenido que pasar todos los pasos, movilizar a toda la gente, que los proyectos fueran declarados viables y cuando íbamos a llegar a la meta nos dicen que no. Exigimos un compromiso efectivo y por escrito”, ha declarado. “Son obras necesarias, es una falta de respeto a nuestros hijos y nuestras hijas”, ha dicho.

Los padres se pintan las aulas

Moreno ha relatado además las dificultades que tienen los centros para su mantenimiento. Por ejemplo, este año los padres del María Moliner han pintado las clases de infantil y han tenido que pagar a un pintor para que se encargara de las de primaria. O han tenido que destinar un premio de 2.000 euros concedido por un centro comercial para adquirir ventiladores, que además les obligó a aportar otros 7.000 euros en obras de instalación exigidas por el Ayuntamiento.

Además del María Moliner, se han visto afectados los centros Tenerías, Joaquín Costa, Miraflores, José Calasanz, Gascón y Marín, Ciudad de Zaragoza, Hilarión Gimeno, La Estrella, Jerónimo Zurita, Puerta Sancho, Torre Ramona, Julián Nieto Tapia, Jerónimo Blancas y Tomás, Guillermo Fatás, César Augusto y la escuela infantil municipal Santa Isabel.

Para la portavoz del PSOE, Pilar Alegría, el “recorte” impulsado por el gobierno municipal PP-Cs “afecta a la calidad de la educación pública”. “Han necesitado 100 días para conocer su verdadera cara. No tienen proyecto y han demostrado sus prioridades. Con una mano incrementan en 600.000 euros su estructura de asesores y con la otra recortan 1,8 millones de euros en la mejora de los colegios”, ha afirmado.

Pedro Santisteve, de ZEC, ha dicho que “no hay derecho” a que se deje a 7.000 familias sin estos proyectos. “Es una bofetada a la escuela pública”, ha lamentado. Ha hecho una defensa de los presupuestos participativos, aspecto también recogido en la moción, y ha criticado que incluso haya barrios que se han quedado sin ningún proyecto. “Es de rigor cumplir con estos proyectos y que se consignen en el presupuesto de 2020”, ha afirmado.

El portavoz de Podemos-Equo, Fernando Rivarés, ha dicho que “es un ataque directo” a la escuela pública y ha recordado que los presupuestos participativos “son un complemento muy interesante” para la partida de conservación de los centros educativos, que asciende a 3 millones de euros. Rivarés ha negado, como sostiene el gobierno, que las obras fueran inviables por haber comenzado el curso. “Eso es una tontada como un autobús. Es posible que no se pueda arreglar una ventana, pero sí se puede cerrar un baño si hay otros cuatro. Es mentira que no se puedan hacer obras en periodo lectivo”, ha afirmado el concejal.

"Era imposible hacer las obras"

El concejal de Participación, Javier Rodrigo, ha negado que fuera posible impulsar las obras este año. "La falta de previsión y planificación del anterior gobierno de ZEC a la hora desarrollar los presupuestos participativos motivó que, ya en la comisión de seguimiento de abril, se pusiera de manifiesto las imposibilidad de poder ejecutar las obras en 2019", ha dicho.

Ha afirmado que era necesario aprovechar las cuantías económicas de los proyectos, dado que se iban a quedar sin ejecutar a final de año. El responsable municipal ha añadido que el actual gobierno municipal valorará los proyectos que quedaron pendientes de ejecución de los presupuestos participativos "para priorizar aquellos que técnicamente sean necesarias dentro de las competencias municipales". El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, tiene previsto mantener el viernes una reunión con los padres de los colegios afectados.

Etiquetas
Comentarios