Despliega el menú
Zaragoza

Otra zaragozana derrocha talento en ‘La Voz Kids’

Itziar Guillén, de 7 años, no tiene tanta suerte como el infantico y no logra pasar las audiciones a ciegas de ‘La Voz Kids’.

Itziar Guillén, otra niña zaragozana que se asoma a 'La Voz Kids'.
Itziar Guillén, otra niña zaragozana que se asoma a 'La Voz Kids'.
HA

Se llama Itziar Guillén, tiene 7 años y una gran soltura como demostró en el último programa del espacio televisivo ‘La Voz Kids’, de Antena 3. A pesar de su corta edad, esta mañica tiene las ideas muy claras y asegura que el día de mañana quiere dedicarse a la música: “Quiero ser cantante porque la música es parte de mí. Me permite expresar mis sentimientos y eso me hace muy feliz”, dice convencida.

Quienes la conocen, aseguran que comenzó a hablar y cantar al mismo tiempo. “Es una especie de don”, explica María Lázaro, su madre. Con tan solo 3 años acudió a un campus de verano de teatro musical y con 4 comenzó a tocar el violín. Hoy perfecciona sus estudios de piano mientras recibe clases de canto en el centro de música de Casetas.

Sin embargo, lo que jamás imaginó es que participaría en un programa de televisión. Todo fue una sorpresa de su abuelo materno, Luis Miguel Lázaro. “Itziar ha cantado siempre, desde muy pequeña, y recuerdo que un día mientras veíamos el programa, mi abuela dijo que le haría ilusión ver a su biznieta en un escenario así”, relata la madre de la niña.

Por eso, fue el propio Luis Miguel quien durante una de las representaciones que Itziar suele regalarles en el salón de su casa, decidió grabar un vídeo y mandarlo al programa. “Cuando nos dijeron que la habían seleccionado fue una gran sorpresa para todos, pero sobre todo para ella”, asegura María.

Tras ir superando los diferentes cástines y pruebas durante varios meses, la zaragozana llegó a las famosas audiciones a ciegas que pudieron disfrutarse este lunes en la novena entrega de ‘La Voz Kids’ donde interpretó el tema ‘Madrecita’, de Antonio Machín, una de sus canciones favoritas. “Cuando me subí a ese escenario me sentí muy especial y muy valorada, y algo nerviosa al pensar delante de quién iba a cantar”, reconoce Guillén.

Sin embargo, en este caso no tuvo la misma suerte que su predecesor, Miguel Martín, que fue infantico del Pilar desde los 5 a los 12 años. “Fue muy emocionante, aunque me sentí un poco triste cuando vi que no se giraba ningún coach”, admite. Aun así, la joven asegura que la experiencia mereció la pena y que, sin duda, repetiría. “Además tuve la suerte de conocer a uno de mis ídolos, David Bisbal, y a mucha otra gente y hacer nuevos amigos”, añade.

Etiquetas
Comentarios