Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Isis, el peluche de un niño de Zaragoza con autismo, vuelve a casa

El dálmata apareció en la puerta de la Librería Maya de Zaragoza el pasado 12 de octubre junto a una nota anónima.

Jeffrey con Isis
Jeffrey con Isis
C.I.

Isis ya vuelve a dormir con Jeffrey. El pasado 3 de octubre, Heraldo.es se hacía eco de la desaparición del peluche de un niño zaragozano, Jeffrey, en Las Delicias. La desesperada búsqueda de su madre, Catalina Núñez, quien repartió  varios carteles por el barrio en busca del muñeco favorito de su hijo, ha dado resultado.

Este menor de ocho años, que tiene un trastorno de autismo, tiene dificultades para expresar sus sentimientos, según aseguran quienes le conocen bien. Isis llegó a sus manos hace cuatro años y, desde entonces, se convirtió en un compañero inseparable. “Este peluche es muy importante para él, es como su mejor amigo, perderlo fue muy doloroso”, explica Núñez.

Hace unas semanas, después de que le aconsejaran en el aula TEA de la escuela Ciudad de Zaragoza que su hijo comenzase a alejarse del muñeco, su madre empezó a dejarlo en clase sin su compañero Isis y, al recorgelo, le daba de nuevo el peluche. Sin embargo, ese día lo extravió en el trayecto que une el Teatro de las Esquinas con el centro educativo.

Por eso, esta madre no dudó en comenzar una búsqueda por el barrio que acabó convirtiéndose en viral a través de las redes sociales. Su mensaje llegó a más de 10.000 personas en tan solo unas horas. “El día 11 nos enviaron un peluche dálmata desde Sevilla, y una zaragozana le regaló a mi hijo un bambi. La gente se ha portado fenomenal”, explica Núñez, emocionada y todavía sin palabras por todo lo ocurrido. “Estamos muy felices, de verdad, y mi hijo muchísimo más”, añade.

Tras el anuncio de la pérdida, fueron varias las entidades y personas del barrio que se volcaron en la búsqueda, como TEAdir Aragón, el ampa del colegio y la Autoescuela Cars, que puso a disposición sus coches para hacer regresar a Isis a casa: “Los profes de la autoescuela estaremos pendientes mientras trabajamos. Si lo encontráis y nos veis, paradnos”. También mostró toda su colaboración Silvia Ibarra, madre de un compañero de clase de su hijo y dueña de la papelería Maya, donde finalmente llevaron a Isis.

“Fue el día del Pilar, cuando fuimos a abrir la librería y, entre la verja y la puerta, encontramos una bolsa en la que ponía Isis. Pensamos que era otro peluche para el pequeño, pero no, era el verdadero y acompañado de una nota”, relata. Y aunque desconocen cómo llegó a esta persona la noticia, aseguran que la sorpresa ha sido enorme, “Hubo una gran repercusión mediática y la gente lo movió una barbaridad, pero lo importante es que está en casa de nuevo”, afirma Ibarra.

Una historia con final feliz

Además, junto al muñeco había una nota anónima que decía: “Hola, he visto el peluche tirado entre unos contenedores con varios juguetes rotos más cerca del parque Delicias. Estoy prácticamente seguro de que es Isis”.

En la misma nota, el autor explicaba que había arreglado la nariz del muñeco y lo había lavado. “No se lo entrego en persona porque yo no soy lo importante, lo son ustedes y toda esa gente que ha hecho que el peluche sea reconocible para muchas personas”, advertía. Un acto que ha devuelto la sonrisa a Jeffrey y a su madre, que aunque lo veía como una misión casi imposible ha visto cómo se ha conseguido.

Etiquetas
Comentarios