Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

El conductor del bus falleció antes de ser examinado en el Provincial y el caso pasó al Juzgado

El personal del hospital llamó a un teléfono fijo para comunicar lo sucedido sin que le contestaran. Al ver que no iba a trabajar al día siguiente, un compañero le buscó por los hospitales y comunicó a la familia su muerte 22 horas después de producirse.  

El primer bus eléctrico en circular de forma habitual en Zaragoza se estrenó en la línea 38
El conductor empezó a sentirse mal durante un servicio el pasado día 3 de octubre. 
José Miguel Marco

El conductor de autobús de la empresa Avanza Zaragoza, que murió tras sentirse mal durante un servicio y su familia no se enteró hasta 22 horas después, falleció en Urgencias del hospital Nuestra Señora de Gracia (Provincial) sin dar ni siquiera tiempo a ser examinado en la consulta, por lo que el caso se remitió al Juzgado para que determinara la causa de la muerte. No obstante, según ha podido saber este periódico, trabajadores del centro sanitario llamaron a un teléfono fijo para informar de lo sucedido, sin que obtuvieran respuesta.  

Según explicaron el domingo algunos compañeros y recoge la revista Entalto del sindicato CUT, el trabajador, de 48 años, falleció el pasado 3 de octubre, pero su familia no se enteró hasta el día siguiente, cuando un compañero al ver que no se presentaba a trabajar, lo buscó por los hospitales y comunicó la muerte a su familia. El cadáver se encontraba en el Instituto de Medicina Legal de Aragón. 

El sindicato CUT critica que la empresa no se interesara por el trabajador o su evolución, pese a que el día anterior había tenido que dejar su puesto de trabajo por sentirse mal. Además, recriminan que no se avisara al 112 y se mandara una ambulancia como sí se hace con cualquier usuario que se siente indispuesto. Piden que se aclaren algunas "lagunas" de la actuación de la empresa. Mañana han convocado una concentración en la plaza de Aragón.

El chofer, según explicaron este domingo sus compañeros, comenzó a sentirse mal cuando conducía el autobús de la línea 23 y llamó a la empresa para que pusieran alguien de reserva, pero, al parecer, le dijeron que no había nadie en ese momento. Al llegar a la altura de Grancasa llamó de nuevo y le contestaron que todavía no había nadie y le dijeron que continuase hasta el paseo de Pamplona, donde habría un inspector. Allí, el hombre fue andando a la plaza de Aragón, donde está la cabina de Avanza, y luego se desplazó al Provincial, donde se desplomó antes de que los facultativos pudieran empezar a examinarle. 

Consulta las últimas noticias de sucesos en Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios