Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Quejas por la basura en el entorno del Centro Vecinal de Valdespartera

Los vecinos llevan tiempo alertando de la falta de limpieza y de civismo que existe en el pinar que rodea el edificio comunitario.

El entorno del centro vecinal de Valdespartera este lunes por la mañana
El entorno del centro vecinal de Valdespartera este lunes por la mañana
L. R.

Desde hace un tiempo, las latas, los envases de plástico, enseres viejos y otros desperdicios forman parte del paisaje habitual en el que se ubica el Centro Vecinal de Valdespartera. Junto al edificio comunitario, situado en la calle Ciudadano Kane, uno puede encontrar casi de todo, desde botellas hasta muebles que un día formaron parte del mobiliario de alguna vivienda. Una situación que está acabando con la paciencia de los vecinos, que piden que se intervenga de manera exhaustiva en la zona para eliminar cualquier resto de basura.

Si bien es cierto que el pasado 30 de septiembre operarios de FCC limpiaron la zona y eliminaron una cantidad considerable de desperdicios y botellas, la suciedad no ha tardado en volver a aparecer en las inmediaciones de los barracones. Tan solo una semana después de la intervención, la zona vuelve a estar salpicada de plásticos y envases.

La Asociación de Vecinos Los Montes de Valdespartera ha denunciado en varias ocasiones lo que ocurre. Precisamente el colectivo tiene su sede en el Centro Vecinal, por lo que sus miembros saben de primera mano lo que es toparse con todos esos desperdicios en su camino al inmueble. Su presidente, Adolfo Lahoz, asegura que pese a la reciente limpieza llevada a cabo por el Ayuntamiento de Zaragoza “aún queda por hacer”. Reclama que la suciedad desaparezca por completo y el pinar se mantenga libre de basura, ya que “si no, no sirve de nada”.

El entorno del centro vecinal de Valdespartera este lunes por la mañana
El entorno del centro vecinal de Valdespartera este lunes por la mañana
L. R.

No obstante, la asociación no es la única a la que perjudica la suciedad. También a los cientos de vecinos de Valdespartera y otros barrios del Distrito Sur que acuden a diario a las actividades que se desarrollan en el Centro Vecinal. Allí se imparten clases de zumba, jota, teatro y bailes de salón, entre muchas otras disciplinas, y también alberga los programas Sur Joven y Sur Infancia. En total, cerca de medio millar de usuarios pasan cada mes por estas instalaciones. “Estamos cansados con el tema”, señala Lahoz.

El hartazgo entre quienes frecuentan la zona es tal que, alguna vez, han llegado a ser los propios vecinos los que se han encargado de las labores de limpieza y recogida de basura en la zona. “A veces lo hemos limpiado nosotros mismos o el servicio de limpieza que tenemos contratado para limpiar el barracón”, aseguran.

También probaron suerte presentando una propuesta en los presupuestos participativos en la que, además de la limpieza del entorno del Centro Vecinal, pedían la demolición de la barbacoa que hay a escasos metros de él. “Eso sí que puede traer problemas graves de seguridad, aunque esté prohibido hacer barbacoas”, consideran desde la asociación. Y es que, al tratarse de una zona de pinar, encender unas brasas podría resultar peligroso.

El Ayuntamiento, por su parte, añade que este tipo de problemas relacionados con la acumulación de basura se solucionan con rapidez una vez que los vecinos avisan a la contrata de limpieza.

Otra inquietud que ronda por la cabeza de los vecinos es la del botellón. Temen que los desperdicios que genere el consumo de alcohol en la vía pública durante las fiestas del Pilar lleguen hasta la puerta del Centro Vecinal. “Podría darse el caso de que los jóvenes decidieran ir a hacer botellón ahí, con lo que la situación podría empeorar”, advierte Lahoz.

Una zona que ya había dado problemas

Las inmediaciones del Centro Vecinal de Valdespartera son muy frecuentadas cada día por ciudadanos que pasean con sus hijos y sus mascotas. El problema de la acumulación de basura es el más denunciado por los vecinos, pero no es el único que se ha producido en la zona.

Hace unos meses también se advirtió de la presencia de dos depósitos abiertos en una parcela municipal que entrañaban cierto riesgo para los viandantes. Se trataba de dos bidones de una profundidad que rondaba los 80 centímetros y que estaban parcialmente llenos de escombros. Al parecer, el origen de estos depósitos o bidones se remontaba a las obras de construcción del tranvía. Poco después de que una vecina diera la voz de alarma, los bidones fueron sellados para evitar cualquier tipo de accidente.

Etiquetas
Comentarios