Despliega el menú
Zaragoza

En  zaragoza

La DGT anula 2.527 multas que puso en 22 días por un error del radar de la N-330 en Zaragoza

Tráfico pide a los que ya han pagado las sanciones que se pasen por la Jefatura y dejen sus datos para devolverles el dinero. La DGT habría recaudado indebidamente  252.700 euros como mínimo. 

ARAGON RADAR VELOCIADA CARRETERA HUESCA N 330 A LA ALTURA DE LA CIUDAD DEL TRANSPORTE / 26-09-2019 / FOTO: ARANZAZU NAVARRO [[[FOTOGRAFOS]]]
La señal limita la velocidad a 100 km/h pero el radar que le sucede estaba calibrado para que multara a partir de 90 km/h.
Aránzazu Navarro

En solo 22 días la Dirección General de Tráfico multó a 2.527 conductores que cruzaron por delante del radar fijo situado en el punto kilométrico 508.100 de la N-330 en dirección a Huesca. 

Todos ellos circulaban a más de 90 kilómetros por hora en la creencia de que lo estaban haciendo por debajo de la velocidad limitada a 100 kilómetros por hora para ese tramo, de acuerdo con la última señal de tráfico que acababan de rebasar. Lo que no imaginaban era que el cinemómetro estaba calibrado erróneamente para pillar a todos los que superaran los 91 km/h.

El fallo fue descubierto el pasado 17 de septiembre, cuando el radar llevaba desde el 26 de agosto enviando multas al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas (CTDA) de León, donde se centralizan todas las sanciones por velocidad de España.

La DGT atribuyó el error al cambio de ley que entró en vigor el 29 de enero y que prohíbe circular a más de 90 km/h por carreteras que no sean autopistas o autovías y no dispongan de separación entre los carriles de sentidos opuestos.

Como este tipo de radares se controlan, desde León, la persona encargada de hacerlo lo programó a esa velocidad pensando que la N-330 respondía a las características recogidas en la norma, sin tener en cuenta que este tramo en cuestión (que un kilómetro después se convierte en la autovía A-23) tiene doble carril en ambos sentidos y están separados por una mediana, con lo cual la velocidad que rige es de 100 km/h.

Desde que se descubrió el fallo, el CTDA deLeón está sobreseyendo de oficio las denuncias indebidas –que han supuesto un ingreso mínimo de 252.700 euros pues la multa básica es de 100– y los conductores sancionados han empezado a recibir las comunicaciones. 

Igualmente, según indicaron fuentes de la DGT, se está informando a los que las pagaron en el momento de recibirlas –y así, por lo menos, se ahorraban el 50%– de que se pasen por la Jefatura Provincial de Tráfico, para que dejen los datos de su cuenta bancaria para devolverles el dinero. Según explicaron no pueden reintegrar de oficio la cantidad debido a las normas que marca la ley de protección de datos.

Las protestas y los recursos presentados por algunos de los sancionados que se dieron cuenta de que no habían infringido la ley fueron las que permitieron, al parecer, detectar la defectuosa calibración del radar.

Más de un conductor que circula a diario por ese tramo y conoce perfectamente la ubicación del cinemómetro y el límite de velocidad permitido se extrañó y recurrió, no sin antes, como cuenta uno de ellos, regresar al punto para hacer fotos de la señal a 100 y enviarla junto con la documentación del recurso.

Lo que ahora echan de menos los afectados en la carta remitida por la DGT es que no haya ni una palabra de disculpa por lo ocurrido ni un reconocimiento del error.

Etiquetas
Comentarios