Despliega el menú
Zaragoza

Heraldo Saludable

Condenan al psiquiátrico de Garrapinillos por la desaparición de un paciente

El centro y el psiquiatra que lo trataba deberán indemnizar a la esposa e hijo de Lorenzo Nieto con 170.000 € por no garantizar su seguridad. 

Sigue la búsqueda del desaparecido en Garrapinillos
La Guardia Civil buscó a Lorenzo Nieto por el término de  Garrapinillos
Guardia Civil

Dos años y cinco meses después de que Lorenzo Nieto Peralta desapareciera del neuropsiquiátrico del Carmen donde estaba ingresado por una severa depresión, los tribunales han dado la razón a su familia y han responsabilizado al centro y al psiquiatra que lo trataba por no haber tenido la vigilancia ni el cuidado debido con el paciente ni haber garantizado su seguridad.

La titular del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 14 de Zaragoza, Concepción Aznar, ha condenado como responsables civiles al neuropsiquiátrico del Carmen y al médico Jesús Larrubia a indemnizar con 90.000 euros a la esposa de Lorenzo Nieto y con 80.000 a su hijo. 

En total son 170.000 euros que deberán ser abonados de forma fraccionada en 10 años, por ser el periodo necesario para declarar legalmente fallecida a una persona desaparecida. No obstante, la sentencia no es firme y con toda probabilidad será recurrida.

Lorenzo Nieto está en paradero desconocido desde el 11 de abril de 2017, día en que salió del centro en pijama y medicado con ansiolíticos, antidepresivos y antipsicóticos debido al trastorno mixto ansioso-depresivo que padecía. El vigilante del centro lo vio salir por la puerta principal por la que entran los coches, aprovechando el paso de un vehículo, y aunque estaba a unos 25 metros no fue a por él porque no podía abandonar su puesto. Cuando se activó el protocolo de fugas y salieron en su busca, ya no lo encontraron.

El paciente, de 58 años, había sido derivado por su psiquiatra habitual debido a su intensa ideación suicida. De hecho, la negativa evolución que tuvo en el psiquiátrico llevó al médico ahora condenado a cambiar su tratamiento inicial y elevar la dosis de ansiolíticos. 

A esto sumó el llamado «régimen bata» que consiste en que el paciente debe vestir en pijama, bata y zapatillas, solo puede recibir visitas autorizadas, no tiene acceso a dinero y las salidas de la unidad no están permitidas «salvo autorización escrita» del médico responsable.

Para la magistrada, que ha acogido íntegramente la tesis mantenidas desde el primer momento por la familia, a través de sus abogadas Mirta Manrique y Zaira Milán, la responsabilidad del psiquiátrico en la desaparición de Lorenzo Nieto surge de la «patente falta de medios personales y materiales, para evitar la fuga de pacientes». 

Añade que se encontraban «en una misma unidad abierta 45-46 personas sometidas tanto a ingreso voluntario como involuntario, controladas por solo dos auxiliares de enfermería, sin medidas de seguridad especiales ni cámaras de vigilancia que grabasen o fuesen efectivamente controladas por alguien con capacidad para neutralizar las puertas del recinto».

Etiquetas
Comentarios