Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Un ‘herido’ sobrevuela en camilla las torres del Pilar

Más de 50 efectivos de Bomberos de Zaragoza organizan un simulacro para llevar una camilla desde la arboleda de Macanaz hasta la plaza del Pilar… pasando por dos de sus torres.

El 'herido' llega a la plaza del Pilar tras su recorrido de 400 metros desde Macanaz.
El 'herido' llega a la plaza del Pilar tras su recorrido de 400 metros desde Macanaz.
Heraldo TV

“¿Qué ha pasado en el Pilar?”. Esta es la pregunta que se han hecho muchos de los viandantes que este jueves han pasado por las inmediaciones de la basílica. La nutrida presencia de bomberos y policías hizo que saltaran algunas alarmas, pero nada más lejos de la realidad. La respuesta estaba en el simulacro de rescate vertical que organizaron los Bomberos de Zaragoza, y que movilizó a un total de 50 efectivos.

El objetivo era llevar una camilla desde la arboleda de Macanaz hasta la plaza del Pilar, pasando por dos de las torres de este templo. Es decir, un ‘herido’ ha salido desde la margen izquierda, ha sobrevolado el Ebro hasta la torre más cercana al paseo de Echegaray, ha pasado hasta la torre que da a la plaza del Pilar y, desde allí, ha bajado hasta la propia plaza.

Un recorrido de 400 metros de cuerda que, en menos de una hora, ha llevado la camilla por los aires ante la admiración de algunos cientos de personas, la mayoría armadas de móviles y cámaras para captar el momento.

Los protagonistas del simulacro han sido el grupo de especialistas en rescate en altura de los Bomberos del Ayuntamiento, un equipo que empezó a formarse en 1984 que cuenta con 30 especialistas y un reglamento propio. Mariano Fontecha, subjefe de Bomberos, ha contado que este tipo de prácticas, además de para llamar la atención de la ciudadanía sobre el trabajo que realizan, sirve para perfeccionar la técnica de unas maniobras que son “bastante complejas”, en las que han combinado operaciones de rescate urbano combinadas con otras de espeleosocorro.

A mediodía ha salido la camilla desde Macanaz hasta la primera torre. En este caso, y para agilizar el ejercicio, iba vacía. Tras una subida de 100 metros de altura y 210 de tirolina, un ‘rescatador’ se ha acoplado a la capilla para completar el recorrido, en horizontal -pero a 85 metros metros del suelo- hasta la segunda torre, ubicada a 70 metros. Desde allí, un ‘herido’ -en realidad era otro bombero- ha ocupado la camilla y ha descendido hasta la plaza del Pilar junto con el ‘rescatador’ (otros 100 metros).

Esta última ha sido la maniobra más complicada, sobre todo en el primer tramo. Javier Fernández, oficial bombero que ha hecho de rescatador, ha señalado que lo más difícil ha sido “superar los aleros”. Encantado con su ‘vuelo’ por la plaza del Pilar, ha dicho que la experiencia ha sido “espectacular” que “pocas veces se puede hacer”.

Etiquetas
Comentarios