Despliega el menú
Zaragoza

ribera baja del ebro

La reparación del muro del Piquete de Quinto será "larga, complicada y muy costosa"

El alcalde adelanta que se cederá un piso a la familia afectada por el derrumbe y cifra la obra en un millón de euros.

Estado en el que se encuentra el muro frontal del Piquete tras el derrumbe del 30 de julio.
Estado en el que se encuentra el muro frontal del Piquete tras el derrumbe del 30 de julio.
Ayto. Quinto

El Ayuntamiento de Quinto avanza en los trámites para poder actuar sobre el gran tramo del muro del Piquete (la antigua iglesia de la Asunción que alberga el Museo de las Momias) que se derrumbó el pasado 30 de julio sobre una vivienda habitada. A pesar de que en su interior se encontraba en ese momento una mujer y sus tres nietos no se produjeron daños personales. Casi dos meses después, los escombros no se han retirado todavía, ya que primero era necesario llegar a un acuerdo con la familia afectada por el derrumbe y buscarle un piso alternativo. 

El alcalde, Jesús Morales, reconoce que los trabajos para recuperar la normalidad en la zona "serán muy complicados" ya que la actuación se prevé "larga y costosa". De hecho, las primeras estimaciones económicas apuntan que las obras de consolidación y reposición, además de la permuta, podrían rondar el millón de euros.

Los propietarios del inmueble afectado, Rosa Bono y Tomás Martín, de 60 y 65 años, respectivamente, fueron realojados en una vivienda municipal. El Consistorio les va a ceder una de las antiguas casas de los maestros de por vida, a la que se mudarán cuando se completen las reformas necesarias. A cambio, el Ayuntamiento conseguirá la titularidad del inmueble sobre el que cayó el muro, de cara a poder comenzar la intervención. Todas las propiedades que sufrieron el desplome –también sufrió daños un corral de propiedad municipal y otra casa deshabitada– serán demolidos. Después, prosiguió el responsable local, será preciso apuntalar el muro y luego retirarlo "a mano", dada la complejidad que entraña.

La inversión podría ascender a un millón de euros. El alcalde mantuvo una conversación con la directora general de Patrimonio, Marisancho Menjón, para valorar la actuación. El muro se encuentra en el perímetro de protección del Piquete, declarado Bien de Interés Cultural. Para las tareas de retirada de escombros y apuntalamiento no es necesario contar con la autorización de la Comisión Provincial, pero sí para la intervención posterior en el muro. Morales aseguró que la obra es de "tanta envergadura" que "cualquier paso cuesta más tiempo de lo norma". Además, por su elevado coste, "el Ayuntamiento no podrá hacer frente en solitario a dicha intervención". De hecho, se están preparando memorias valoradas para solicitar ayudas a las Administraciones.

Ya se ha empezado a construir, por otra parte, el muro trasero. Esta semana acabarán los trabajos de encofrado y relleno de hormigón para después recubrir la pared con piedra. A esta tarea se dedicarán los próximos nueve meses dos trabajadores subvencionados por el Inaem.

Etiquetas
Comentarios