Despliega el menú
Zaragoza

urbanismo

Comienzan el tapiado y la limpieza del "narcobloque" desalojado en Zaragoza

El edificio, ubicado en el Casco Histórico, pertenece a múltiples propietarios que no se hacían cargo de los requerimientos del Ayuntamiento, por lo que se ha producido a la ejecución subsidiaria.

Un obrero arroja al contenedor basura y trastos de la casa okupa de Agustina de Aragón 26.
Un obrero arroja al contenedor basura y trastos de la casa okupa de Agustina de Aragón 26.
José Miguel Marco

Casa a casa. La lucha por recuperar las zonas degradadas de la calle de Ramón Pignatelli y su entorno se va a librar casa a casa. Si hace nueve días el Ayuntamiento de Zaragoza inició las labores de demolición de una fachada en la misma calle de Pignatelli, ahora le toca a la limpieza y cerramiento del número 26 de Agustina de Aragón, un bloque que solía estar okupado por jóvenes relacionados con el trafico de drogas y que se había convertido para los vecinos del barrio en un auténtico tormento.

Los operarios entraron el viernes para iniciar las labores de limpieza y regresaron este lunes para continuar. Al llegar se encontraron a tres personas que salían del edificio después de haber pasado la noche. El interior era pura cochambre. La primera planta estaba más o menos despejada, pero la segunda estaba en muy malas condiciones. Escombro, sofás desvencijados, basura de todo tipo, plásticos, electrodomésticos destrozados, objetos viejos, excrementos, restos de algún fuego... Las paredes resquebrajadas o agujereadas, salpicadas de pintadas y suciedad. El patio trasero del edificio es un estercolero por el que corretean las ratas. Los trabajadores arrojaban todo tipo de restos a un enorme contenedor situado junto a la entrada.

Un vecino que prefirió no identificarse para no sufrir represalias y que reside en un inmueble próximo relató su día a día. "Armaban mucho ruido, se drogaban, se colocaban y luego se peleaban entre ellos. A veces había hasta 12 o 15. Robaban todos los días y venían a la casa a esconderse", comentó. La decisión municipal de limpiar y tapiar el edificio la veía bien después de años de abandono: "Esto era necesario. Ya era hora". Pero avisó al Ayuntamiento de que las acciones en el Casco Histórico no pueden detenerse en Agustina de Aragón, que quedan muchos edificios que son focos de inseguridad y problemas: "En este barrio hay que hacer muchas cosas".

Foco de suciedad y delincuencia 

Hasta el edificio se acercó el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, junto a varios responsables de la Gerencia para comprobar in situ el estado en el que estaba el inmueble, que definió como "narcobloque". "Vamos a acabar con este tipo de edificios en el barrio que son focos de suciedad y delincuencia", dijo el responsable municipal, que conoció el estado del interior de la casa. Explicó que se envió un requerimiento a los propietarios para que adecentaran el edificio el pasado 4 de septiembre, pero como hicieron caso omiso, el Consistorio actúa de forma subsidiaria. Después les enviará la factura a los dueños.

"Estaba todo el edificio en un estado lamentable. También la parte trasera, donde hay un pequeño patio interior que se va a proceder a limpiar", declaró. "Los vecinos se quejan de un problema de seguridad cuya competencia no está en el Ayuntamiento de Zaragoza. Pero sí que nos sentimos responsables y sí que queremos coadyuvar", indicó Serrano, que subrayó que la situación de este bloque estaba en todas las reuniones en materia de seguridad del Consistorio y la Delegación del Gobierno.

Respecto al futuro del edificio, el concejal de Urbanismo indicó que serán los técnicos los que determinen si está en ruina o no. Expresó su deseo de que se conserve, pero dejó a los técnicos municipales la última palabra. "Vamos a seguir. Venimos porque estamos francamente preocupados por su situación", dijo.

Eso es lo que le pidió una vecina de un inmueble próximo, que sufre por las constantes caídas de cascotes y la presencia de ratas en un edificio anexo al suyo. "Ahí hay muchas ratas y han pasado a mi casa. Es un peligro. Además hay un corral en la parte de atrás que está medio hundido. Este edificio lleva 30 años abandonado sin hacerse nada", protesta.

Etiquetas
Comentarios