Zaragoza

El túnel de viento se apunta al Pilar

El primer simulador de caída libre de Zaragoza, en Puerto Venecia, encara la recta final de las obras con el objetivo de inaugurar en apenas tres semanas.

Aldo Comas, uno de los promotores de la instalación, en el túnel de viento que abrirá en Zaragoza
Aldo Comas, uno de los promotores de la instalación, en el túnel de viento que abrirá en Zaragoza
Oliver Duch

Los operarios se afanan en trabajos de todo tipo, sin demora, arriba y abajo, no hay rincón de este enorme cubo que se eleva en una parcela del centro comercial de Puerto Venecia en el que no se pinte, apuntale o remate algún detalle. Parece que todavía queda mucha faena, pero su responsable, el polifacético Aldo Comas, es ambicioso y tiene claro que el túnel de viento más grande del mundo, el que será el primer simulador de caída libre de Zaragoza, abrirá sus puertas en apenas tres semanas, coincidiendo con las fiestas del Pilar.

"Es el mejor centro comercial de España y Zaragoza, una gran ciudad que está sedienta de ocio", asegura Comas, que junto a su mujer, la popular actriz Macarena Gómez, y su socio Eduardo Baldrich, ha invertido cerca de 8 millones de euros -en buena medida procedentes de financiación extranjera- para construir un túnel donde el viento alcanza los 290 km/h. De hecho, esta peculiar infraestructura ya está operativa, y los que serán instructores y especialistas dan buena cuenta de su potencia.

Los precios oscilarán entre los 26 y los 36 euros, que incluirán un entrenamiento con gafas de realidad virtual y un vuelo real dentro del cañón de aire de tres minutos de duración. El túnel de viento es una especie de tubo acristalado desde cuya parte inferior sale aire con la potencia suficiente como para mantener suspendido en el aire al intrépido cliente. Cuatro grandes cilindros se encargan de la recirculación del aire, que hacen que luego salga por el agujero central.

Los valientes que se animen contarán en todo momento con la ayuda y supervisión de alguno de los diez instructores de vuelo que hay en plantilla.

Pero el complejo de ocio, que comenzó a tomar forma hace dos años y que se denominará ‘Terminal Zero. Ministry of flight’, ofrecerá mucho más que el simulador de caída libre. "Queremos que la gente viva una multiexperiencia, que sea un lugar donde pasen cosas, cada día distintas", promete Comas.

La instalación, ubicada entre el edificio de El Corte Inglés y los Montes de Torrero, contará con un restaurante "moderno, asequible -el menú, de unos 12 euros- y temático", así como un escenario en el que se celebrarán ‘Jam Sessions’ abiertas a todo el mundo, obras de teatro y exposiciones, entre otras propuestas.

Casarse sin tocar suelo

El recinto está abierto a todo tipo de púbicos, según sus responsables, y a todo tipo de actividades. "La gente se podrá casar ante notario mientras vuela, con auriculares, y celebrar el banquete y la fiesta", detalla Comas. Además, se podrán reservar jornadas de empresas -cuenta con sala de conferencias-, cumpleaños, fiestas infantiles, colonias de verano...

Etiquetas
Comentarios