Zaragoza

villanueva de gállego

Detenidos dos jóvenes por robar 1.000€ y un iphone a un trabajador de la obra donde se colaron para dormir

Ambos, uno menor y otro de 18 años, esparcieron las pertenencias por los alrededores de la estación de ferrocarril de Villanueva de Gállego, donde permanecían escondidos a la espera de un tren en el que huir.

Los jóvenes escondieron las pertenencias robadas en los alrededores de la estación de ferrocarril de Villanueva de Gállego.
Los jóvenes escondieron las pertenencias robadas en los alrededores de la estación de ferrocarril de Villanueva de Gállego.
Google Maps

Dos jóvenes fueron detenidos la mañana de este jueves en Villanueva de Gállego por robar las pertenencias de un trabajador de la obra en la que se habían quedado a dormir la noche anterior. Entre los objetos sustraídos se encontraba un iphone de última generación, un sobre con cerca de 1.000 euros y una cartera con otros 70 euros, tarjetas y documentación, que los autores habían esparcido por diferentes puntos en el entorno de la estación de ferrocarril, donde permanecían escondidos a la espera de un tren en el que huir.

Los dos jóvenes, uno menor y otro de 18 años, ambos de nacionalidad extranjera, habían pasado la noche en un edificio en obras en el que se está construyendo una residencia, ubicado en el centro de Villanueva de Gállego. Al parecer, se introdujeron allí de noche, pensando que el inmueble se encontraba abandonado. A la mañana siguiente, al percatarse de la llegada de los trabajadores de la obra, decidieron marcharse, pero antes se hicieron con la bolsa de mano de uno de los empleados de la obra.

Sobre las 10.00, cuando el trabajador descubrió que sus pertenencias no estaban donde las había dejado, preguntó a sus compañeros, ya que pensó que podrían haberlas cambiado de sitio, pero estos desconocían su paradero, por lo que decidió llamar a la policía local. Poco después, un vecino que se encontraba por la zona y que vio a los dos jóvenes salir del edificio, y posteriormente al empleado con actitud nerviosa, efectuó una segunda llamada, detallando los rasgos físicos y la apariencia de los sospechosos. 

Los agentes comenzaron entonces una búsqueda para tratar de localizar a los autores del robo. Varios transeúntes habían visto a dos jóvenes que coincidían con la descripción del testigo e indicaron que se dirigían hacia la zona del apeadero de Renfe. Los policías se desplazaron entonces hasta esa zona y tras una breve inspección, los descubrieron escondidos en un antiguo matadero abandonado, al otro lado de las vías del tren.

Al ser preguntados por los agentes, ambos negaron los hechos -en ese momento no llevaban consigo ninguna de las pertenencias sustraídas-, pero al no portar documentación, fueron conducidos hasta las dependencias de la policía local de Villanueva de Gállego. Una vez allí, los policías solicitaron la presencia del testigo para que corroborara que se trataba de las mismas personas que había visto saliendo del edificio en obras. Al identificarlos "sin ninguna duda", procedieron a la detención de los dos jóvenes por un posible delito de hurto.

Durante el interrogatorio, los policías comprobaron que uno de ellos era menor, de 16 años, y el otro había cumplido los 18 hacía poco. Este último confesó que había pasado por 12 o 14 centros de menores de Granada, Alicante y Valencia, de los que se había fugado. Ante la insistencia de los agentes, acabó colaborando y confesando dónde había escondido el teléfono móvil robado. 

Los agentes se desplazaron de nuevo al lugar y hallaron el iphone, así como varias tarjetas de visita, llaves, el sobre del dinero vacío, el extracto del banco -el trabajador había retirado 940 euros de la caja esa misma mañana para pagar a varios empleados de la obra- y la cartera, también vacía. Todo ello se encontraba esparcido por diferentes puntos, entre las vías del tren y un paso subterráneo. 

No fue hasta dos horas después cuando, ya en manos de la Guardia Civil, los jóvenes confesaron el lugar en el que habían escondido el dinero. Finalmente, los guardias civiles encontraron casi la totalidad del efectivo robado, excepto 200 euros que los detenidos podrían haber perdido o guardado en otro lugar. Asimismo, entre los objetos descubrieron otros dos móviles y un reloj, que también podrían haber robado con anterioridad.

Alrededor de las 15.00, los jóvenes quedaron detenidos en el puesto de la Guardia CIvil de Peñaflor, el mayor de edad a la espera de pasar este viernes a disposición judicial y el de 16 años bajo la supervisión de un centro de menores, que deberá tratar de identificarlo. 

El trabajador de la obra, que interpuso una denuncia tras el robo, pudo recuperar horas después todas sus pertenencias, salvo los 200 euros que no fueron localizados.

Etiquetas
Comentarios