Zaragoza

ARAGÓN EN FIESTAS

Vuelta a los orígenes del dance de Cabañas

Decenas de almunienses se han citado hoy por la mañana alrededor de la ermita para presenciar el acto, que por primera vez ha estado protagonizado por una mujer

El entorno de la ermita de Cabañas, último vestigio del poblado que dio origen a La Almunia de Doña Godina, ha vuelto a congregar hoy a decenas de personas para presenciar la XXIII representación de su dance, tras su recuperación en 1996. Enmarcado en la Fiesta de Cabañas, cerca de 50 personas dan vida a un acto compuesto por pasacalles, mudanzas acompañadas de música e intervenciones teatralizadas.

"Se mezcla lo divino, el ángel; la maldad, el diablo; con el mundo terrenal, el mayoral y el rabadán, y el pueblo llano, los danzantes", ha explicado Gonzalo Orna, presidente de la Asociación L’Albada, organizadora junto con el Ayuntamiento almuniense. "Es un acto muy antiguo, del que hay constancia desde principios del siglo XIX pero con raíces más antiguas, perdido en 1912 y que recuperamos 86 años después", ha subrayado.

Este año, el acto ha presentado varias novedades, aunque la principal ha sido que por primera vez el papel de diablo lo ha representado una mujer, Teresa Jordán.

Tras la romería desde el casco urbano hasta la ermita y después de un pasacalles hasta la explanada, los danzantes han dado paso a los chascarrillos y la particular disputa entre los personajes del rabadán y el mayoral, interpretados por Gerardo Roy y José Ángel Artigas, debutante en estas lides. Su conversación y las intervenciones del cronista, José David Moreno y de la diabla han vuelto a estar cargados de crítica social, política y económica. El botijo, las espadas y la torre han despertado los aplausos del público.

Etiquetas
Comentarios