Despliega el menú
Zaragoza

CINCO VILLAS

Urriés rescata su pasado románico

Unos 24 artistas recrean sobre tabla las grandes pinturas del románico tardío que fueron arrancadas en 1962 de la iglesia y que están en el Museo Diocesano de Jaca.

Los participantes en el taller dedicaron ayer toda la jornada a reproducir las pinturas murales de Urriés de la forma más fiel.
Los participantes en el taller dedicaron ayer toda la jornada a reproducir las pinturas murales de Urriés de la forma más fiel.
Ayto. Urriés

Una gran lona blanca protege el suelo de la iglesia de San Esteban Protomártir de Urriés mientras 24 artistas se afanan en aplicar la misma técnica con la que en el siglo XIV se crearon las grandes pinturas murales que se arrancaron en 1962 de los muros del templo de esta pequeña localidad cincovillesa camino del Museo Diocesano de Jaca, donde tres de ellas permanecen expuestas.

Una curiosa y original iniciativa trata de recrear así estos cuadros de la manera más fiel posible, tanto en el empleo de los materiales como en la forma de aplicar los pigmentos o, incluso, en la vestimenta de los alumnos participantes. La cita que se desarrolla durante todo el fin de semana en Urriés es la vigésimo cuarta edición del Taller de Pintura al Fresco que organiza la Asociación Sancho Ramírez, en colaboración con el Museo Diocesano. En total, alrededor de 40 personas trabajan estos días en esta singular propuesta.

El primer paso este sábado fue aplicar una capa de mortero sobre las tablas de madera, elaborado con pasta de cal y polvo de mármol o sílice, "para reproducir una textura lo más parecida posible a la pintura original", resumió el alcalde, Armando Soria. El fondo se coloreó del mismo color para mantener una unidad en aquellos tramos en los que no se ha conservado el dibujo. La previsión es contornear este domingo las figuras para dar por completado el trabajo. Las obras se dejarán secar hasta la primavera en la sala El Calabozo para, después, ubicarlas en una capilla, donde hay unas fotografías.

Las pinturas murales de Urriés pertenecen al románico tardío. Estaban ocultas detrás del retablo barroco del templo hasta que durante una reforma que hicieron los vecinos en 1962 salieron a la luz: "El párroco avisó a Josep Gudiol, un historiador del arte catalán que arrancó también las pinturas de Sijena, que las sacó con la técnica de strappo. Fueron el origen del Museo Diocesano de Jaca:tres están expuestas y el resto forma parte de los fondos". "Hay que entender la situación de la época –relata el responsable local–. Me gustaría plantear que aquellas obras y objetos que nunca han sido exhibidos retornen a la iglesia de Urriés, para que formen parte del patrimonio local». La cita, según dijo Soria, está siendo "más emocionante de lo esperado", no solo por la técnica y el sentimiento de los artistas y el equipo, sino "por las historias y recuerdos que están surgiendo".

Etiquetas
Comentarios