Despliega el menú
Zaragoza

pueblos en fiestas

Un divertido encierro en la primera tarde taurina de Alagón

Los vecinos también han disfrutado de un concurso de recortadores con anillas y por la noche, varias actuaciones de diferentes estilos musicales amenizarán la velada. 

El reloj marcaba las 16.00 cuando tres cohetes han estallado en el cielo de Alagón. Decenas de vecinos han apurado hasta el último minuto en las terrazas de los bares tomando café y echando sus correspondientes partidas de guiñote antes de levantarse y emprender el camino hacia el lugar del encierro, donde esta tarde se llevaba a cabo la primera suelta de vaquillas de las fiestas de septiembre.

Poco a poco, alagoneses de todas las edades han comenzado a llenar burladeros y vallas, justo antes de que la primera res saliera de chiqueros y subiera hacia la calle de Méndez Núñez. Ahí se encontraba Ángel, vecino del pueblo, quien se quejaba del temprano horario del encierro. "Es muy pronto para estar con vaquillas en la calle. Esta hora es para estar en el bar o durmiendo la siesta", afirmaba.

En esta vía apenas había movimiento. Ni se veían chavales gustándose con recortes o quiebros ni las propias vacas daban mucho juego. "Antes la gente salía con roscaderos y ponían una pirámide o una plataforma para subir a los animales. Puede que sea cosa de la hora, porque en las fiestas de junio los encierros son a las 17.00 y se ve más ambiente", explicaba Javier, otro paisano.

Sin embargo, la calle de Francisco de Goya estaba abarrotada. Había quienes jugaban a hacer toques con un balón en los momentos en los que no pasaba la vaca y otros que la desafiaban con tablones de madera. Incluso unos peñistas habían fabricado un cuadrilátero de chapas y barrotes de hierro con unas ruedas en la base. Todos llamaban a la res y corrían para meterse en su peculiar caseta ante los aplausos de los ahí presentes.

La estrella del encierro ha sido una de las últimas vaquillas, la cual ha protagonizado la nota divertida de la tarde. Corría apurado un joven con la res pisándole los talones cuando esta ha vislumbrado un gran cubo negro apoyado a un lado de un burladero. Con todas sus fuerzas ha arremetido contra él al mismo tiempo que un "¡Noooo!" del mismo joven se ha hecho eco entre la multitud. Decenas de botellines de cervezas y hielos han volado por los aires. "¡Tío, nos hemos quedado sin birras!", lamentaba. "Ya podían haber estado vacías", ha añadido su compañero.

Una vez ha finalizado el encierro, los alagoneses se han desplazado a la plaza de toros para presenciar un concurso de recortadores con anillas. Aquí han tenido que aprovechar para reponer fuerzas, porque por la noche les esperan diferentes actuaciones musicales como una ‘Verbena Fura’, ‘Una Noche en México’ y varios DJ.

Etiquetas
Comentarios