Despliega el menú
Zaragoza

SUCESOS

Condenado a prisión por agredir a dos guardias civiles durante las fiestas de Ejea

Los hechos se produjeron hace ahora un año, cuando los agentes trataban de mediar en una pelea junto a la plaza de toros.

Los hechos se produjeron junto a la plaza de toros de Ejea de los Caballeros.
Los hechos se produjeron junto a la plaza de toros de Ejea de los Caballeros.
Laura Uranga

Un vecino de Ejea de los Caballeros acaba de ser condenado a un año de prisión y multas por importe de 600 euros por el altercado que protagonizó durante las fiestas en honor a la Virgen de la Oliva de 2018. Como pedía la Fiscalía, Eduardo L. C. ha sido considerado autor de un delito de atentado contra la autoridad y dos delitos leves de lesiones por agredir a los agentes de la Guardia Civil que trataron de calmarlo cuando se peleaba con otro hombre junto a la plaza de toros. El agresor alegó en el juicio que no recordaba prácticamente nada de lo sucedido, ya que había ingerido un cóctel de «alcohol, sustancias y medicación». Sin embargo, sus excusas no han convencido a la magistrada encargada de dictar sentencia, que le obliga también a indemnizar a los denunciantes y a abonar tres cuartas partes de las costas del juicio, incluidas las de la acusación partIcular.

El abogado de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) Jorge Piedrafita se muestra satisfecho por la condena de unos hechos que considera graves. Sin embargo, entiende que la pena de prisión debería haber sido mayor y que había pruebas suficientes para castigar también al encausado por un delito de amenazas de muerte. Es por ello que, como representante legal de los denunciantes, no descarta la interposición de recurso de apelación ante la Audiencia Provincial.

Cabezazos y patadas

Los hechos que llevaron al banquillo al vecino de Ejea de los Caballeros se produjeron sobre la 1.45 del 2 de septiembre de 2018. Como recoge el fallo del Juzgado de lo Penal número 6, cuando la patrulla de la Guardia Civil trató de mediar en la pelea, Eduardo L. C. cogió del brazo a uno de los agentes, lo zarandeó con violencia e intentó tirarlo al suelo.Ello obligó a intervenir al segundo funcionario, contra el que el agresor arremetió soltando «cabezazos y patadas» y que también acabó lesionado.

La actitud del agresor obligó a los funcionarios a reducirlo empleando la fuerza mínima imprescindible, para trasladarlo después a los calabozos del cuartel de la Policía Local de Ejea . Como consecuencia de los golpes recibidos durante la intervención, ambos agentes precisaron asistencia sanitaria, tardando uno en sanar tres días y el otro, cuatro.

Durante su declaración en el juicio, los guardias explicaron que el encausado se mostró especialmente violento, tirando sillas y vasos y asustando a las numerosas personas que se encontraban en los alrededores. Para la magistrada, esta actitud y las lesiones provocadas a ambos agentes sobrepasan el delito de resistencia o desobediencia, por lo que cree más adecuado condenar al responsable por atentado. En cuanto a las amenazas de muerte, la jueza las considera probadas, pero entiende que ya estarían sancionadas mediante la condena por el delito de atentado.

Etiquetas
Comentarios