Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

Condenado por engañar a un fotógrafo de bodas y robarle un equipo de 9.600 euros

El profesional dejó la cámara y los objetivos en el coche del procesado y este huyó al apearse la víctima.

La Audiencia Provincial ha absuelto a la farmacéutica acusada.
El juicio se celebró en la Audiencia Provincial de Zaragoza. 
Raquel Labodía

La treta que urdió un vecino de Zaragoza para robarle el equipo profesional a un fotógrafo de bodas, un plan que incluía la falsificación de las matrículas de un coche para no ser descubierto, le ha salido muy mal y especialmente cara. El hombre acaba de ser condenado a una pena de 10 meses de cárcel y a pagar una multa de 1.440 euros por un delito de hurto en concurso medial con otro de falsedad en documento público.

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha confirmado la sentencia que dictó la titular del Juzgado de lo Penal número 6 de la capital aragonesa el pasado mes de mayo por unos hechos que se remontan a hace tres años. 

Según consideró probado en primera instancia la magistrada, el condenado se puso en contacto por teléfono con el fotógrafo con el objeto de contratarle para realizar un reportaje de una boda que se iba a oficiar en La Muela el 16 de septiembre de 2016.

Ambos cerraron un acuerdo y el día del enlace quedaron en viajar juntos desde Zaragoza hasta la localidad de la comarca de Valdejalón en el vehículo del encausado. Salieron de la capital aragonesa a primera hora de la tarde y cuando estaban llegando a La Muela, sobre las 16.00, el condenado propuso hacer tiempo hasta la ceremonia tomando un café en un restaurante situado a la entrada del municipio.

El fotógrafo aceptó y, según consta en la sentencia, el encausado accedió con su coche al aparcamiento del bar y aparentemente estacionó el vehículo, un Citröen C5, pero lo que hizo fue esperar a que el fotógrafo se bajara para activar el cierre centralizado y huir a toda velocidad del lugar, con la cámara, los objetivos y el resto del equipo del profesional en los asientos traseros del turismo.

La estratagema del condenado no se limitó a la huida a gran velocidad, sino que previamente al viaje a La Muela había copiado las matrículas de otro coche, propiedad de una persona ajena a los hechos, para dificultar al máximo su identificación.

Además de la pena a 10 meses de cárcel y al pago de una multa de 1.440 euros, el procesado deberá abonar al fotógrafo 9.627 euros, el dinero en el que se valoró el equipo profesional sustraído, según refleja la sentencia de primera instancia. La defensa del encausado recurrió esta condena a la Audiencia contra el criterio de la Fiscalía y de la acusación particular, ejercida por el letrado Alfonso Rabanaque en nombre del fotógrafo, que solicitaron a la Sección Sexta que confirmaran el fallo del Juzgado de lo Penal número 6.

Recurso en la Audiencia

Recientemente el tribunal ha estimado la posición de las acusaciones, al dar total veracidad al testimonio del perjudicado, una versión de los hechos que, según los magistrados, corroboran las imágenes que grabaron las cámaras de seguridad de una gasolinera cercana al restaurante del que huyó el condenado

En los vídeos se ve, según el fallo de la Audiencia, "como un señor corría tras un vehículo de las mismas características que el utilizado por el acusado". Igualmente, los magistrados califican como "débiles" los argumentos de la defensa para recurrir la condena. La sentencia de la Audiencia Provincial no es firme y puede ser recurrida ante el Supremo.

Etiquetas
Comentarios