Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

Colgado en la calle por una avería de ascensor

Jesús Luis Domínguez ha tenido que pasar la noche en un hotel porque tiene una gran invalidez, va en silla de ruedas y no podía acceder a su vivienda porque el elevador llevaba averiado desde el fin de semana.

Jesús Luis Domínguez junto al cartel del ascensor estropeado en su edificio
Jesús Luis Domínguez junto al cartel del ascensor estropeado en su edificio
José Miguel Marco

Jesús Luis Domínguez tiene 61 años y una gran invalidez desde hace seis años, cuando un tumor en la médula le dejó insensibilizado e inmóvil de pecho para abajo. Se desplaza en silla de ruedas y vive con su mujer, Clara Pinilla, en un primer piso de la Vía Hispanidad de Zaragoza. Sin embargo, desde que volvió de vacaciones no había podido acceder a su vivienda porque el ascensor de su bloque llevaba estropeado desde el sábado.

De forma que el matrimonio tuvo que recurrir a pasar la noche en un hotel y pasaron dos días intentando que la empresa encargada del mantenimiento del ascensor les diese una solución.

Debido a su situación física, Domínguez depende por completo del ascensor. Él mismo cuenta que para poder llegar hasta su casa sin elevador, necesitaría como mínimo a otra persona para ayudar a su mujer a alzar la silla por la escalera pero además una vez arriba, se hubiese quedado atrapado en casa. 

"Cuando llegamos de vacaciones vimos carteles de que el ascensor estaba siendo reparado, pero al llamar a la empresa responsable sus operadores nos decían que estaban esperando a que les llegara una placa que faltaba para poder arreglar la máquina y no nos confirman cuándo iba a ocurrir eso", criticaba Domínguez este martes desde su portal. 

"La única solución que nos dieron el lunes es que volviésemos a llamar el martes para ver si había llegado la placa que faltaba y hoy hemos estado desde las nueve de la mañana y no nos decían nada, les daba igual que nos quedásemos en la calle. Ayer nos tuvimos que ir a un hotel y hoy nadie nos aseguraba a nosotros que esto se fuese a solucionar", denuncia. 

Desde Schindler, la empresa responsable del mantenimiento de ese ascensor, han informado de que finalmente la incidencia se ha dejado resuelta este martes a las 17.00 y aseguran que el plazo de tres días transcurrido entra dentro de la normalidad. "La incidencia saltó a través de una vecina que llamó el sábado a las 10.43. El técnico se presentó allí a las 11.52 y comprobó que estaba estropeada la placa de la maniobra, por lo que solicitó ese mismo día el recambio. Los técnicos no tienen todas las piezas para todo tipo de averías en su furgoneta y todo tiene unos procedimientos. Tres días, teniendo en cuenta que estaba el fin de semana de por medio, es algo normal" intentan aclarar. 

Además, la empresa había asegurado a HERALDO durante la mañana que, "salvo sorpresa", este mismo martes estaría allí la pieza y sería instalada. Cosa que finalmente ha ocurrido. Aunque primero, antes de reparar el aparato, los técnicos han ayudado a subir a casa a Jesús Luis para, a continuación, ponerse manos a la obra.

El enfado de Domínguez y su mujer, más que por los plazos, viene por la falta de comunicación con ellos y de soluciones alternativas por parte de la empresa. "No hemos conseguido hablar con ningún responsable en ningún momento, a nosotros no nos habían  dado plazos y además no nos ayudaron a buscar otra solución sabiendo que íbamos a quedarnos en la calle y que tuvimos que irnos a un hotel", comentaba este zaragozano horas antes de que fuese solucionada la avería y de poder volver a acceder a su vivienda.

Jesús Luis Domínguez, afectado por un ascensor averiado en Vía Hispanidad
Jesús Luis Domínguez, afectado por el ascensor averiado en Vía Hispanidad
José Miguel Marco
Etiquetas
Comentarios