Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El Centro de Protección Animal solicita familias para más de 200 perros y gatos

El centro tiene a su cargo 233 perros, de los que cien están en estas instalaciones, 60 los cuida una guardería privada y el resto, 173 ejemplares, están con familias de acogida.

Dos perros, en una de las jaulas del centro de protección animal de Peñaflor.
Dos perros, en una de las jaulas del centro de protección animal de Peñaflor.
Guillermo Mestre

El Centro Municipal de Protección Animal (CPA) del Ayuntamiento de Zaragoza hace un llamamiento a las familias de acogida para que se hagan cargo de los más de 200 perros y gatos que superan la capacidad de estancia de este equipamiento, que se ubica en el barrio rural de Peñaflor.

"La principal necesidad es disponer de más casas de acogida y de familias que quieran adoptar", ha señalado la responsable del Centro Municipal de Protección Animal, Alicia Serrano.

El centro tiene a su cargo 233 perros, de los que cien están en estas instalaciones, 60 los cuida una guardería privada y el resto, 173 ejemplares, están con familias de acogida a las que se les proporcionan los alimentos y la medicación para los que están enfermos con la finalidad de llevar a cabo la política de sacrificio cero.

"Si se hacinan los animales en el centro se les perjudica más y también se desencadenan peleas entre ellos por la comida y por el afecto de los cuidadores. Además no dispondrían del espacio vital y al no estar en unas condiciones dignas sería otra forma de maltrato animal".

Alicia Serrano ha relatado que se prioriza la entrada de animales abandonados en la calle y los que llegan derivados de casos judiciales, como de personas con el síndrome de Noé -que llegan a vivir con 20 y hasta 50 gatos- o con el síndrome de Diógenes. En ambos casos se puede considerar maltrato animal porque no viven en unas condiciones dignas higiénicosanitarias y de alimentación.

Otros animales de los que se hace cargo el CPA son de personas que ingresan en la cárcel, en centros psiquiátricos, o en residencias de personas mayores que no tiene familiares que se hagan cargo y también decomisos policiales por contrabando. 

En la actualidad, este centro cuenta con 103 perros potencialmente peligrosos -pìtbull o rottweiler- que "entran y se quedan y tienen menos demanda para acoger o adoptar", entre otros aspectos porque se precisa de una licencia especial; mientras que el resto de razas tiene más rotación. Es el caso de un ejemplar de cruce de dogo argentino de 12 años, de los que 7 los ha pasado en el CPA y que recientemente le han diagnosticado un linfoma con un pronóstico nada favorable, ya que apenas llegaría a un mes más de vida.

"Lo mejor para este perro sería encontrar una casa de acogida donde permaneciera en las mejores condiciones hasta el final de sus días", ha expresado Alicia Serrano .

En el caso de los gatos, también se necesitan familias acogedoras porque el centro tiene capacidad para 20 felinos, pero este año han entrado muchas camadas y lo mejor sería encontrar adoptantes para que los alrededor de cien ejemplares tengan un hogar donde vivir.

"A los gatos les gusta vivir solos, les afecta el estrés cuando están muchos juntos en los centros y en muchos casos se vuelven violentos. Ha habido ocasiones en las que los propios trabajadores del centro o voluntarios se han hecho cargo de una camada, pero se necesitan más familias acogedoras".

La mayoría de las personas que se decantan por la acogida de gatos los suelen tener un par de meses en casa y después se deciden por la adopción. 

En ese sentido, Alicia Serrano ha explicado que lo ideal sería disponer de un censo de familias acogedoras, que detallara una serie de características como el espacio del que disponen o si cuentan con zona ajardinada en casa para animales con incontinencias, ubicadas en el área metropolitana de Zaragoza; y que además se fuera actualizando.

"Creo que funcionaría porque siempre hay gente dispuesta a adoptar o acoger. Muchos vienen hasta el centro, pero también se informan a través de las redes sociales".

Otras adopciones que han resultado más sencillas han sido dos hurones, un conejo, una iguana y una chinchilla, pero tienen pendientes de adoptar dos ratas de compañía, que miden unos 30 centímetros.

La entrada de animales varía según los meses y este año, 2019, febrero ha sido el de mayor recepción de gatos, con 22 felinos, seguido de marzo con 21 y abril con 18; mientras que en el caso de los perros abril he registrado 58 ejemplares, julio 49, y mayo 38. En los primeros 20 días de agosto han llegado al centro 29 canes.

"Julio y agosto suelen ser los meses de mayor entrada de animales y puede ser porque hay fiestas en los pueblos, se asustan del ruido, como el de los petardos y escapan. A otros los sueltan porque sus dueños no se quieren hacer cargo", ha contado Alicia Serrano.  

Las nuevas instalaciones se construyen en el polígono Empresarium, en La Cartuja Baja, en un solar municipal, y una vez terminada la primera fase se trasladarán los perros y gatos el próximo mes de septiembre para estar completamente operativo en octubre.

En esta primera fase, este equipamiento de nueva construcción tiene una capacidad para albergar 128 perros, de 11 a 25 kilos de peso; y 28 gatos, y en las dos fases posteriores la capacidad se triplicará --hasta los 288 animales-- por lo que el objetivo es trasladar todos los animales de Peñaflor y una vez realizado ese proceso se clausurará.

También contará con un Centro de Interpretación, que tiene finalizada la primera fase dedicada a oficinas y se ha modificado para disponer de una sala de curas y del vestuario para los trabajadores. Están pendiente de ejecutar la segunda fase.

Etiquetas
Comentarios