Zaragoza

ARagón en fiestas

Los cabezudos desatan la diversión en la cabalgata del barrio de San José

La comparsa, que este año tenía a dos mujeres, hace correr a los más pequeños el día del pregón.

El verano es una época propicia para las fiestas en los pueblos y ningún municipio se queda sin celebrar las suyas. Además, el buen tiempo y las vacaciones hacen apetecible un ambiente festivo lejos de la ciudad. Sin embargo, hoy no ha iniciado sus fiestas un pueblo sino un barrio de la capital aragonesa. En concreto, el barrio de San José que ha inaugurado sus festividades en una tarde de bastante calor. Por ello, antes de empezar la cabalgata del pregón, los cabezudos se han refrescado bebiendo agua para poder aguantar todo el recorrido y no desfallecer en el intento. Mientras tanto, las cabezas se han apoyado en el suelo para que los niños pudieran acercarse y tocar lo que luego iba a ser el causante de sus miedos. Este año bajo el atuendo típico de los cabezudos, había dos mujeres, algo que no suele ser muy habitual, aunque poco a poco se van haciendo avances en la materia.

Al mismo tiempo, las peñas han hecho su entrada triunfal con música y algún aderezo para incrementar la diversión. Así, algunos peñistas han optado por enfundarse un flotador a la cintura. Esto iba en consonancia con los juegos que han iniciado para amenizar la espera. Armados con pistolas de agua se han dedicado a mojarse unos a otros de manera divertida. Se respiraba un buen ambiente. "Estamos encantados en las fiestas de San José, sobre todo por formar parte del barrio y lo fundamental es que la gente disfrute", ha señalado Javier Muniesa, vicepresidente de la peña Cuber. En la misma línea Juan David Andrés, vocal de la misma peña, ha añadido que es importante que "el barrio se dé cuenta de lo que las peñas hacemos".

Eran las 18.45 cuando se ha oído el grito que puso en marcha en todo: "Nos ponemos los cabezudos". De esta manera, se ha iniciado un proceso de colocación preciso que en ocasiones ha requerido la ayuda de dos o más personas debido a lo pesado del armazón. Al mismo tiempo, una madre intentaba hacer entrar en razón a su pequeño: "¿Ves como hay gente debajo?". Alrededor de las 19.00 se ha puesto en marcha la charanga acompañada de unas bailarines flamencas que animaban a moverse al público. Poco después los cabezudos han iniciado su carrera respondiendo a las provocaciones de los niños, que a veces han acabado llorando debido al miedo pasado.

Por la noche, a las 20.45 se producirá la lectura del pregón. Este año el honor recae en Santi Herrero, elegido por su trayectoria en el fútbol sala profesional. A continuación, los más fiesteros podrán bailar hasta que el cuerpo les aguante con la verbena. Las fiestas solo acaban de empezar y para mañana hay programados muchos actos, como cabezudos de nuevo o discomóvil.

Etiquetas
Comentarios