Despliega el menú
Zaragoza

aragon

El funcionario que suplantó a los alcaldes ya había sido detenido

Fue arrestado en otras dos ocasiones por intentos de estafa. Ahora está en libertad provisional pendiente de ser juzgado.

Desde septiembre de 2018 hasta el pasado mayo solicitó 41 créditos
Desde septiembre de 2018 hasta el pasado mayo solicitó 41 créditos
HA

David Arturo M. R., de 44 años, el funcionario interino del Instituto Aragonés de Empleo investigado por haber usurpado presuntamente la identidad de 27 alcaldes y funcionarios de la Diputación para pedir 41 créditos rápidos ya había sido arrestado en otras dos ocasiones por intentos de estafa, según pudo saber este diario.

El empleado público, que trabajaba en la oficina de la avenida de Ramón Sainz de Varanda de la capital aragonesa –y no en la calle de Santander como ayer se publicó por error– se encuentra en libertad provisional pendiente de ser juzgado por presuntos delitos de falsedad y estafa.

Su detención se produjo hace dos meses pero hasta el pasado jueves no trascendió públicamente. Al parecer, cuando los agentes del Grupo de Delitos Económicos lo interrogaron llegó a admitir los hechos. No en vano, habían descubierto que entre septiembre de 2018 y mayo de 2019 había solicitado 41 préstamos a nombre de 27 personas, la mayoría alcaldes de la provincia de Zaragoza del anterior mandato, que habían pedido subvenciones para talleres de empleo. También averiguaron que David Arturo M. R. había abierto veinte cuentas en el mismo banco y en los movimientos de las mismas se detectaron ingresos de los numerosos créditos solicitados a varias entidades financieras a nombre de los regidores.

El investigado hacía todas las operaciones a través de internet y presentaba fotocopias tanto de los documentos de identidad de los perjudicados como de los justificantes bancarios y las nóminas que previamente había falsificado para engañar a las entidades financieras. De esta manera, les causó un perjuicio económico de unos 63.000 euros, incluidos los intereses.

Mientras, a algunos de los alcaldes y exalcaldes afectados les provocó enormes quebraderos de cabeza, ya que, tanto ellos como sus familias, se vieron acosados y perseguidos por los prestamistas.

Etiquetas
Comentarios