Zaragoza

vandalismo

Vandalizan la imagen de la Virgen del Pilar en la cima del Moncayo

La talla apareció en el suelo partida en varios pedazos. No es la primera vez que ocurre un hecho así, pues en los últimos 20 años, la figura ha sufrido numerosos actos vandálicos y ha tenido que ser repuesta.

Vandalizan la imagen de la Virgen del Pilar en la cima del Moncayo.
En la imagen pueden verse las cabezas de la Virgen y el Niño partidas.
Centro de Estudios Borjanos

Un grupo de amigos senderistas de Borja, Magallón y otros municipios cercanos salió de excursión por el Moncayo el pasado 15 de agosto, aprovechando la festividad de la Asunción. Era un día espléndido para contemplar las imponentes vistas que afloran desde sus 2.315 metros de altura, sin embargo, al llegar a la cima, los montañeros se toparon con una desagradable sorpresa: la imagen de la Virgen del Pilar que se erige sobre una columna en la cúspide había sido vandalizada y se hallaba en el suelo partida en varios pedazos.

“La habían destrozado. No obedecía a causas naturales como un rayo ni nada parecido, sino que se trataba de un hecho vandálico intencionado, porque la cabeza se encontraba por un lado y el resto de la imagen, por otro, más alejado”, señala Manuel Gracia, presidente del Centro de Estudios Borjanos, en cuyo blog se han denunciado estos hechos.

Vandalizan la imagen de la Virgen del Pilar en la cima del Moncayo.
El cuerpo de la VIrgen se encontraba tirado en el suelo, a varios metros de los otros fragmentos de la talla.
Centro de Estudios Borjanos

Según explica el turiasonense José Luis San Vicente, miembro del Centro Excursionista Moncayo de Tarazona y gran conocedor de este pico, al que asciende con asiduidad, los destrozos se habrían producido ya hace dos o tres semanas. No obstante, el montañero lamenta que esta no es ni mucho menos la primera vez que ocurre un hecho similar, sino que se ha convertido en algo frecuente: “Esta historia se viene repitiendo sistemáticamente en los últimos 20 años, no solo en el Moncayo, también en otras montañas del Pirineo aragonés y de otros puntos; y responde a la intransigencia de una serie de gente que no respeta lo que no está de acuerdo con sus ideas”.

“Es un problema de respeto mutuo y de convivencia”, coincide Manuel Gracia, quien asegura que el caso ha tenido una gran repercusión a raíz de la publicación en el blog del Centro de Estudios Borjanos. De hecho, el pasado sábado 18, un grupo de la Asociación de Senderistas de la Huecha subió al Moncayo y comprobó que la talla de la virgen ya había sido arreglada y colocada de nuevo sobre su pedestal, aunque, por el momento, se desconoce quién fue el artífice de la restauración.

Una imagen con historia

La primera vez que la imagen de la Virgen del Pilar se erigió sobre la cima del Moncayo fue el 22 de mayo de 1960, cuando un nutrido grupo de deportistas de Stadium Casablanca de Zaragoza subió a colocarla como homenaje al 55 aniversario de su coronación. Desde entonces, los socios del club realizaban una excursión anual en la que no faltaba el almuerzo ni los cánticos, así como una misa en honor a la patrona.

Allí permaneció la talla durante unos 30 años, hasta que en los 90 comenzaron a producirse actos vandálicos y hubo que reponerla en numerosas ocasiones. “El albañil que la colocaba ya tenía el molde hecho y las hacía de tres en tres”, recuerda José Luis San Vicente. Tiempo después, aunque continuaban las jornadas de Stadium Casablanca, se optó por subir a la Virgen ese día, pero no dejarla fija.

Cuando esta tradición comenzó a decaer, una congregación afincada en Cataluña tomó el testigo de los deportistas y volvió a colocar la imagen. El vandalismo, sin embargo, no ha decaído, y los religiosos ya han tenido que reponerla en reiteradas ocasiones, tal y como constata San Vicente, cuya vida ha estado ligada a esta montaña, a la que ascendió por primera vez con solo 9 años, el 18 de julio de 1966: “En Tarazona, el Moncayo siempre lo hemos vivido con mucha intensidad, es como el jardín de casa”.

La cruz del Aneto, pintada de amarillo

El Moncayo no es la única montaña aragonesa que ha sufrido últimamente este tipo de actos vandálicos. En octubre del año pasado, la cruz ubicada en la cima del Aneto (3.404 metros) apareció pintada de amarillo, coincidiendo con el aniversario de la consulta ilegal del 1-O en Cataluña. El pedestal sobre el que está colocada una talla de la Virgen del Pilar en este pico también sufrió pintadas de lazos amarillos. Los partidos políticos calificaron entonces este hecho de “vergonzoso” e indignante” y Montañeros de Aragón lo tildó de “deleznable”.

Pocas semanas después, “una mano anónima” trató de repintar la cruz en su gris original, si bien unos días más tarde, trece montañeros ascendieron hasta la cima para restaurar de manera oficial el color de la cruz y eliminar los símbolos independentistas, una tarea nada sencilla pues a las más de seis horas de ascenso y descenso se sumaron otras dos y media de trabajo.

Etiquetas
Comentarios