Zaragoza

Pueblos en fiestas

Las carreras ante los cabezudos revolucionan Calatorao

Actividades taurinas, música, concurso y las peñas hacen que la localidad vibre hasta el martes.

El chupinazo ha abierto este viernes de forma oficial las Fiestas en honor de San Bartolomé en Calatorao. Para acompañarlo, decenas de vecinos de todas las edades se han congregado frente a la Casa de la Villa, desde cuyo balcón se han lanzado varios cohetes, además de guirnaldas y confetis, en buena parte por las reinas de los festejos: Ainhoa Ralla, Lydia Velilla, Marina Duarte, María Cabello, María Fernández, y María Pérez. En la plaza de España, el ambiente lo ha completado la comparsa de cabezudos y la charanga Talagüelas, antecesora en 2018 de Pedro Anía como Calatorense del Año.

Una vez han explotado los cohetes y ha comenzado el volteo de campanas, se ha dado inicio al recorrido de los temidos personajes por las calles de la localidad. “Las acabamos de empezar y vamos a seguir a los cabezudos con los pequeños”, han explicado Virginia y Raúl, de la peña Colisión, que han añadido que “es el mejor día, porque se coge con muchas ganas y lo pasas en la calle”. Ultimando los preparativos, segundos antes del chupinazo estaban los miembros de la comisión: “Hay detrás mucho trabajo y mucho esfuerzo para hacer todos los actos”. Lo ha apuntado Patricia Aznar, de peña El Exceso y con 10 años de experiencia en estas lides.

“Lo más importante son las vaquillas, porque a los vecinos les encantan y las fiestas no serían igual”, ha subrayado Aznar. Este año han estado unas 10 personas en la comisión y “hemos conseguido hacer un buen grupo y repartirnos todas las cosas que se van haciendo”. “Lo que más nos gusta son las ferias, los autos de choque, las vacas y disfrutar con los amigos”, han reconocido el grupo conformado por los jóvenes Raquel, Marcos, Karina y Valeria, que todavía no tenían nombre adjudicado a su peña.

Poco antes de que a los 5 minutos de lanzarse el cohete la plaza de España estuviera completamente despejada, Laura, ha reconocido que “el primer día es el más especial porque almuerzas por ahí, vienes el chupinazo, luego comemos, el pasacalles, el pregón…”. De la misma forma ha apuntado que “es el día que mayor ambiente hay, caiga el día que caiga, pero este va a haber más todavía por ser viernes”.

Enfilando la calle Canfranc, hacia la parte baja del municipio, se dirigían el grupo de dos tocayas de nombre Marta y la hija de una de ellas, Martina, que todavía iba en el carro: “Vamos con el grupo de amigos, y lo que más nos gusta es ir a las vacas, la discomóvil y bares, y con la pequeña a las ferias y a los cabezudos”, ha afirmado una de ellas.

En sentido contrario, por la calle Murillo y siguiendo el recorrido de los cabezudos, estaban Cristina y José Manuel, de la peña La Jarana: “Pues es un día para que disfruten los chicos y nosotros pues quedamos para comer y beber por ahí, para las vaquillas…”. Un ritmo el de los calatorenses que no parará hasta el martes.

Etiquetas
Comentarios