Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza

A prisión por atacar a un amigo con un puño americano con cuchillas y una pistola eléctrica

La Policía registró el piso del agresor en San José y halló una ballesta con flechas, un bate con clavos, un estoque y 7 puñales.

Imagen de una pistola eléctrica similar a la que utilizó el detenido para agredir a su amigo en el barrio de San José de Zaragoza.
Imagen de una pistola eléctrica similar a la que utilizó el detenido para agredir a su amigo en el barrio de San José de Zaragoza.
HA

Un vecino de San José de 32 años, identificado como David L.S., ingresó el viernes por la noche en la prisión de Zuera por atacar y herir de gravedad a un amigo con un puño americano al que había colocado varias cuchillas y con una pistola eléctrica.Cuando acudió a comisaría a denunciar los hechos, la víctima reveló a la Policía que el agresor almacenaba en su vivienda varias armas prohibidas. Y lo cierto es que cuando los agentes registraron su piso hallaron no solo la pistola Taser paralizante con la que disparó a su amigo, sino también una ballesta con 49 flechas, un bate con clavos en el extremo, un estoque taurino y siete puñales y navajas.

La Policía localizó también en la cocina del domicilio anfetaminas, ‘speed’, hachís y marihuana, de ahí que la Fiscalía pidiera prisión provisional para David L.S. como presunto autor de un delito de lesiones, otro de tenencia de armas prohibidas y un tercero de tráfico de drogas. El agresor contaba con diez arrestos anteriores, los tres últimos entre los años 2014 y 2016 por robos con fuerza o violencia e intimidación, así como por receptación y tenencia de armas, munición y explosivos. Todo ello hizo que la titular del Juzgado de Instrucción número 2, en funciones de guardia, acabara decretando el encarcelamiento del investigado.

Corte abierto en la mano

La defensa, a cargo de la letrada Carmen Sánchez Herrero, solicitó la puesta en libertad de su cliente, pero la magistrada explica en el auto de prisión que los delitos por los que se lo detuvo podrían conllevar penas de más de tres años de cárcel. A la hora de justificar su decisión, esta recuerda también que existe un «importante riesgo» tanto de reiteración delictiva como de fuga. En cualquier caso, cabe recurso de reforma, ante el propio juzgado, y de apelación, ante la Audiencia Provincial de Zaragoza.

Según explicó la víctima a la Policía Nacional, su amigo, al que conoce desde la infancia, le provocó las lesiones en dos ataques consecutivos: el primero, el pasado 3 de agosto, y el segundo, al día siguiente. El denunciante indicó que ambos se produjeron en la vivienda del encausado, ubicada en un edificio de la calle de Desideria Giménez Moner (antes Diez de Agosto).

El agredido contó a los agentes que el primer día su amigo se enfureció por un comentario que le hizo, así que cogió el puño americano –que tenía colocadas varias cuchillas en forma circular– para atacarle.La víctima puso los brazos para tratar de evitar la agresión, por lo que sufrió varios cortes en los dedos de la mano izquierda de los que fue asistido después en el centro de salud del paseo de Sagasta.

Según la versión del herido, pensó que la violenta reacción de su amigo se debió a la inestabilidad que le provoca el consumo de drogas y prefirió no denunciarlo. Es más, asegura que al día siguiente acudió de nuevo a casa de David L.S. con intención de perdonarlo. Para su sorpresa, este cogió entonces una pistola Taser –durante el registro posterior de la vivienda se encontraron dos– y volvió a atacarle apuntándole al muslo de la pierna derecha.

Amenazas de muerte

No conforme con ello, según el denunciante, su amigo rompió el cristal de la puerta del salón, cogió un fragmento y le amenazó con clavárselo. Según la víctima, el agresor lo retuvo varios minutos en el piso profiriendo amenazas de muerte contra él, su padre, su sobrino y toda su familia. «Tengo amigos que liquidan a gente», parece que llegó a decirle.

A la hora de informar a la juez, la Policía Nacional tampoco pasó por alto la droga que los agentes encontraron en la cocina y varias habitaciones de la vivienda. De hecho, en la orden de registro ya se apuntaba a la posible existencia de sustancias ilegales en el piso del investigado. Según el acta del secretario judicial, ocultos en distintos botes y objetos se localizaron 38 pastillas de anfetamina con forma de granada y lapicero, 40 gramos de un polvo blanco que podría ser ‘speed’, así como tres bolsas con marihuana. Los agentes también encontraron pequeñas cantidades de hachís, dos básculas de precisión y 620 euros en efectivo, lo que les lleva a pensar que el detenido traficaba con estas sustancias.

Etiquetas
Comentarios