Zaragoza

ayuntamiento de zaragoza

PSOE y ZEC lamentan que se renuncie al proyecto de crear una segunda línea del tranvía

El gobierno dice que es imposible afrontar el gasto de las obras y apuesta por reorganizar mejor las líneas de bus.

Recreación del tranvía a su paso por Miguel Servet.
Recreación del tranvía a su paso por Miguel Servet.
Heraldo

La confirmación de que el gobierno PP-Cs va a renunciar al proyecto para crear una segunda línea del tranvía provocó este lunes un pequeño torbellino en los pasillos de un Consistorio semivacío por el éxodo vacacional. Tanto PSOE como ZEC denunciaron la falta de altura de miras del alcalde Jorge Azcón, mientras que el gobierno insistió en que se puede y se debe mejorar el transporte público zaragozano pero sin obras faraónicas para las que no hay presupuesto.

Tal y como publicó este diario, tras más de un millón de euros gastados en informes de viabilidad, anteproyectos y estudios previos para lanzar una hipotética línea tranviaria este-oeste, el nuevo gobierno de la ciudad ha optado por renunciar a estos planes dado que sostiene que los 234 millones que exigiría el proyecto lo convierte en inviable.

"Renunciar a la segunda línea supone abandonar un proyecto de más de cinco años, dando respuesta a un déficit claro de conexión y movilidad de barrios como Las Delicias, San José o Las Fuentes", criticaban este lunes los socialistas, al tiempo que lamentaban que esta decisión conlleve la renuncia a una subvención europea de 700.000 euros para conectar la línea la estación intermodal de Delicias. Para el PSOE, abandonar la línea 2 manifiesta el "miedo" del alcalde Azcón a gestionar la ciudad, a lo que suma "la negativa del gobierno a defender los intereses de todos en los procesos judiciales" y su incapacidad de sacar adelante un presupuesto.

En la misma línea, desde ZEC se tildó este lunes de "error histórico" la renuncia a la línea 2 y fuentes de los comunes aseguraron que se marca así una "involución" en las políticas de movilidad de la ciudad. ZEC añade que la paralización de los carriles bici y la apuesta por no restringir el centro configura un "retroceso total" que supondrá un "empeoramiento" para el transporte y "también para el derecho a la salud y la sostenibilidad ambiental, en un momento en que es más necesario que nunca luchar contra el cambio climático".

Coherencia y programa

Por su parte, la vicealcaldesa Sara Fernández explicó este lunes que ya en campaña tanto PP como Cs prometieron descartar el proyecto porque "si no podemos afrontar la obra, no tiene ningún sentido seguir gastando dinero en estudios de viabilidad". Fernández recordó que la situación económica que han encontrar "es peor que la que esperábamos" e insistió en que para conectar el este y oeste de la ciudad hay otras fórmulas como una mejor reorganización de las líneas de bus o recuperar la idea del tranbús.  

Etiquetas
Comentarios