Zaragoza

zaragoza

Los robos y hurtos en Oliver acaban con la paciencia de sus vecinos

En las últimas dos semanas se han producido hasta 19 delitos de este tipo. La mayoría de las víctimas son personas mayores a las que sustraen cadenas de oro o dinero en efectivo.

En la calle de Antonio Leyva ha aumentado la siniestralidad pese a estar limitada a 30 km/h desde su reforma.
El barrio Oliver está siendo escenario de una oleada de robos y hurtos. 
José Miguel Marco

En los últimos días, en la panadería, la carnicería y en los parques de Oliver no se habla de otra cosa. La oleada de robos y hurtos que están produciendo en el barrio ha puesto en pie de guerra a los vecinos, que reclaman al Ayuntamiento más vigilancia policial a pie de calle y han convocado una asamblea para tratar el asunto de la seguridad.

Este tipo de delitos comenzaron a ser frecuentes en el barrio a finales del año 2015, según apuntan desde la Asociación de Vecinos Oliver Centenario. La gravedad de los hechos y la preocupación de los residentes aumentó tras la muerte de una anciana que sufrió fuerte traumatismo craneoencefálico al ser víctima de un tirón. Ahora, tras otro repunte de la delincuencia, los vecinos no descartan movilizaciones si el Ayuntamiento de Zaragoza no toma medidas al respecto. 

“Este año la oleada de robos se adelantó al mes de marzo, otras veces comenzaba en junio”, comenta Antonio García, presidente del colectivo vecinal. Según sus cálculos, en las últimas dos semanas se han producido hasta un total de 19 robos y hurtos, varios de los cuales han sido denunciados ante la Policía Nacional. “En la comisaría del Actur me han confirmado hasta 6 denuncias, pero puede haber más, ya que algunas víctimas acudieron al médico tras los asaltos y al redactar partes de lesiones, han denunciado de oficio”, apunta García.

La mayoría de los robos se producen “a la carrera” y el objetivo de los cacos suelen ser personas mayores. Los enseres preferidos de los ladrones son los collares y las cadenas de oro, aunque también el dinero en efectivo. No obstante, en los últimos meses también han desaparecido tapacubos y tapones de coches y bicicletas. “Normalmente las víctimas son gente mayor. Antes los robos estaban más focalizados, pero ahora te puede pasar en Antonio Leyva, a la entrada del barrio, junto al Lidl, en cualquier sitio”, señalan desde la asociación, que advierten de que muchos de estos robos se han producido a plena luz del día.

Escrito a la nueva Junta de Distrito

Para hacer llegar a oídos del consistorio el problema que sufren los vecinos de Oliver, la asociación que preside García ha remitido un escrito a la presidenta de la Junta de Oliver-Valdefierro, Patricia Cavero, designada como tal hace tan solo unos días.

La nota, en la que instaban a la concejala de Infraestructuras y Policía Local a mantener una reunión para plantear medidas que atajen la sensación de inseguridad que la que viven algunos vecinos, ha surtido efecto, ya que Cavero se reunirá con el colectivo el próximo 12 o 13 de agosto. “Conozco bien sus demandas y sus quejas. Me han llamado y no he querido dejar pasar más tiempo”, explica la concejala.

El colectivo sugería en la misiva un incremente de la vigilancia policial a pie como ya se hizo en 2016 con buenos resultados. “Es cierto que ha aumentado el número de coches patrulla que se ven pasar, pero esta gente se las sabe todas y se van comunicando sus movimientos por WhatsApp. Echo de menos patrullas de a pie. Eso funcionó, porque no saben por dónde van a salir”, comentan desde la asociación. Y aunque reconocen que esta no sería una solución definitiva, creen que permitiría disuadir a los delincuentes, al menos hasta que la Junta de Distrito esté completamente constituida y operativa. En este sentido, Cavero también ha asegurado que en los próximos días la policía del Sector 5, al que corresponde Oliver, “va a hacer más visible su presencia” en el barrio.

Más allá de actuaciones y planes de vigilancia puntuales, desde Oliver Centenario reivindican la necesidad de contar con un cuartel de la Policía Local en el barrio. “Lo necesitamos como el comer. Los vecinos que sí que cumplimos las normas estamos pagando todas las consecuencias y aguantamos esto los 365 días del año las 24 horas del día”, afirma García.

La indignación de los residentes ha llegado a tal punto que, a título particular, ya han surgido algunas iniciativas para terminar con la conflictividad del barrio. De hecho, un vecino ha convocado una asamblea vecinal el próximo 8 de septiembre en el parque Oliver, y a ella están invitados todos los vecinos de la zona.

Desde que comenzó el verano, varios han sido los barrios en los que se ha denunciado un incremento en el número de robos. Los vecinos de Valdespartera fueron los últimos en en dar la voz de alarma, aunque también se detectaron repuntes en Parque Venecia y Parque Goya. No obstante, el grueso de los robos que se produjeron en estas zonas de Zaragoza fueron en garajes y trasteros.

Etiquetas
Comentarios