Zaragoza

tribuanales

Condenados a prisión por hurtar libros y collares para perros

La Audiencia confirma la condena impuesta a dos delincuentes itinerantes especialistas en sustraer artículos en tiendas.

La Audiencia Provincial ha absuelto a la farmacéutica acusada.
La Audiencia Provincial ha confirmado la sentencia por hurto..
Raquel Labodía

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha confirmado la condena impuesta a dos carteristas itinerantes que se desplazaron ex profeso desde Madrid hasta la capital aragonesa para sustraer mercancías en diferentes establecimientos de la ciudad.

Si lo habitual en este tipo de delitos es que los ladrones roben efectos con fácil salida en el mercado negro, tales como teléfonos móviles, tabletas, colonias caras o cosméticos, llama la atención que en este caso se apoderaran mayormente de libros y artículos singulares, como un medidor láser, un juguete de Lego, un cortapelos para animales o dos collares antiladridos para perros. No obstante, también se apropiaron de un par de zapatillas o tres camisas.

Para hacerse con estos objetos recorrieron superficies comerciales como Plaza Imperial o Puerto Venecia y tiendas como Fnac, Toysurus, Leroy Merlin o Kiwoko. Esta variedad de productos que eligieron podría deberse a que hurtaban cosas por encargo, sobre todo teniendo en cuenta que llegaron a Zaragoza a finales de diciembre de 2017, con la festividad de Reyes muy cercana, aunque esta circunstancia no quedó confirmada en el juicio.

La Policía sorprendió a los carteristas el día 28 de ese mes en un vehículo cargado con todos el material mencionado, así como con útiles para inutilizar los sistemas de alarma de los objetos, como tenazas, tijeras, uñas metálicas o una bolsa de ordenador portátil forrada con cartón aluminio.

Todos los efectos, que estaban perfectamente embalados y precintados en su envoltorio original, pudieron ser recuperados por sus propietarios, los cuales no reclamaron nada en la vista oral que se celebró contra los dos acusados.

El juzgado de lo Penal número 3 de Zaragoza condenó a uno de ellos a 16 meses de prisión, ya que le aplicó la agravante de reincidencia, y a otro a diez meses de cárcel. Ambos recurrieron el fallo judicial pero el tribunal de la Sección Primera lo confirma íntegramente argumentando que tenían una serie de artículos en su poder cuyo origen no pudieron justificar. Además, uno de los acusados les explicó que el otro le había ofrecido 50 euros porque le llevara en el coche a las tiendas para cometer varios hurtos.

Etiquetas
Comentarios