Zaragoza

zaragoza

La familia despide en Torrero al niño de 3 años que falleció en Covadonga

El cuerpo fue trasladado el miércoles a Zaragoza, donde el padre es muy conocido por su trabajo de mentor de empresas.

Santa Cueva de Covadonga
El terrible accidente ocurrió muy cerca de la Santa Cueva de Covadonga, en Asturias.
Flickr

El cuerpo sin vida de Héctor, el niño zaragozano de 3 años que falleció el pasado martes en Asturias tras caerse desde uno de los miradores del santuario de Covadonga, fue trasladado el miércoles al complejo funerario de Torrero para darle el último adiós. Solventados todos los trámites judiciales, la familia del pequeño –que disfrutaba de las vacaciones con sus padres y su hermana mayor cuando se produjo el fatal accidente– pudo regresar a la capital aragonesa, donde tiene su residencia habitual. De hecho, el padre del menor es muy conocido en la ciudad por su trabajo como mentor de emprendedores y acelerador de nuevos negocios, además de por colaborar con distintas organizaciones públicas y privadas como el Ayuntamiento Zaragoza o el Instituto Aragonés de Fomento (IAF).

Allegados y amigos arroparon este jueves a la familia en una misa celebrada por la mañana en una de las capillas del complejo funerario, en el que volvieron a vivirse escenas de dolor. 

La caída que provocó la muerte del niño se registró el pasado lunes, día 5, sobre las siete de la tarde. En ese momento, la familia zaragozana se encontraba en un mirador ubicado justo enfrente de la basílica de Covadonga, lugar elegido por muchos turistas para sacar fotografías con el templo de fondo. Por razones que todavía se desconocen, cuando estaban allí, el menor se precipitó por un muro almenado desde una altura de entre cuatro y seis metros.

Un traumatismo craneal severo

Uno de los sanitarios que primero atendieron al pequeño dijo que lo halló tendido en el suelo, boca abajo e inconsciente. "Por fortuna, se encontraban de visita en el lugar una pediatra y una enfermera que me ayudaron a voltearle y ponerle las vías y suero para estabilizarlo hasta que llegó la uvimóvil de Arriondas y se hizo cargo", relataba al diario 'El Comercio'.

Pero, al impactar contra el suelo, el niño sufrió un traumatismo craneoencefálico severo y llegó a la uci pediátrica del Hospital Universitario de Asturias en estado muy grave. Y aunque logró superar la primera noche, entró en muerte cerebral el martes por la mañana. De hecho, fuentes sanitarias del Principado confirmaron a HERALDO que su fallecimiento se produjo a la una de la tarde.

Los padres del pequeño permanecieron en Oviedo hasta que el juez encargado del caso tuvo el informe preliminar de la autopsia y autorizó el traslado del cadáver a Zaragoza, donde familia y amigos los están apoyando en estos difíciles momentos.

Etiquetas
Comentarios