Despliega el menú
Zaragoza

asturias

Muere un niño zaragozano de 3 años al caer desde una altura de cuatro metros en Covadonga

El menor, que estaba de vacaciones en Asturias, ingresó el lunes en la UCI con un traumatismo craneoencefálico severo.

Santa Cueva de Covadonga
Santa Cueva de Covadonga.
Flickr

Un niño zaragozano de solo tres años falleció este martes en Oviedo como consecuencia del desgraciado accidente que sufrió el pasado lunes, sobre las siete de la tarde, cuando visitaba con sus padres y su hermana el santuario de Covadonga. La familia se encontraba en un mirador del recinto cuando, por causas que se desconocen, el menor se precipitó al vacío desde una altura de entre cuatro y seis metros. El niño cayó sobre un tramo de escaleras y sufrió un fuerte golpe en la cabeza, lo que obligó a trasladarlo de urgencia en helicóptero al Hospital Universitario de Asturias (HUCA) de Oviedo, donde comprobaron que presentaba una traumatismo craneoencefálico severo.

Según informaba este martes El Comercio, uno de los sanitarios que primero atendieron al pequeño explicó que este quedó boca abajo inconsciente. "Por fortuna, se encontraban de visita en el lugar una pediatra y una enfermera que me ayudaron a voltearle y ponerle las vías y suero para estabilizarlo hasta que llegó la uvimóvil de Arriondas y se hizo cargo", relataba. Pero el niño llegó a la uci pediátrica en estado muy grave y aunque logró superar la primera noche, entró en muerte cerebral este martes por la mañana. De hecho, fuentes sanitarias del Principado de Asturias confirmaron a HERALDO que su fallecimiento se produjo a la una de la tarde.

De vacaciones con su familia

El menor sufrió la fatal caída cuando se encontraba recorriendo las instalaciones del santuario con sus padres y su hermana –un poco mayor que él–, con los que pasaba las vacaciones en Asturias. El accidente se produjo en el muro de una las almenas ubicadas a la entrada de la Santa Cueva, lugar elegido por muchos turistas para hacerse fotografías, puesto que permite obtener una preciosa panorámica con la basílica al fondo. Lo que se ignora es qué hizo precipitarse al pequeño al vacío, puesto que en las almenas hay plantados arbustos para evitar que la gente pueda sentarse o subirse.

El propio abad del santuario de Covadonga, Adolfo Mariño, consideraba este martes "adecuada" la altura de las almenas, descartando la posibilidad de elevarlas. El religioso, que reconocía a la prensa local sentirse "consternado" por la trágica noticia, pedía "no elucubrar ni ponerse ahora a buscar culpables por respeto al niño y a su familia". En cualquier caso, parece evidente que habrá que intentar esclarecer los hechos para evitar que vuelva a repetirse una desgracia de este tipo.

Fuentes oficiales confirmaron que el menor era nacido en Zaragoza, pero no pudieron dar detalles sobre el lugar de residencia de la familia.

Los testigos dicen que se estaban haciendo una foto

La caída del niño de tres años desde lo alto del muro almenado provocó un enorme revuelo entre los numerosos turistas que el lunes visitaban el santuario de Covadonga, junto a Cangas de Onís y el Parque Nacional de los Picos de Europa. Según recogían este martes varios periódicos asturianos, algunos de los presentes aseguraban que el fatal accidente se produjo cuando la familia del niño –estaba con sus padres y una hermana– se hacían una foto con la basílica de fondo. De hecho, llegaron a apuntar que el pequeño cayó de espaldas al vacío. Sin embargo, nadie ha confirmado oficialmente esta versión.

En un primer momento se barajó que la familia pudiera estar domiciliada en Madrid, ya que parece que, tras la caída, los padres del chico hicieron alguna llamada a familiares de la capital de España. Desde el tanatorio de Torrero explicaron que, hasta este martes por la tarde, nadie había comunicado el traslado del fallecido a la capital aragonesa. Tampoco la Delegación del Gobierno en Aragón tenía constancia del domicilio actual de la familia. 

Etiquetas
Comentarios