Despliega el menú
Zaragoza

comarca central

"La azulejería de Villamayor debe conservarse in situ por su interés"

La catedrática de Historia del Arte y experta en cerámica, María Isabel Álvaro, se suma a las voces que piden mantener el callejero que el Ayuntamiento prevé cambiar.

Varios ejemplos del conjunto de placas de rotulación urbana que datan de mediados del siglo pasado.
Varios ejemplos del conjunto de placas de rotulación urbana que datan de mediados del siglo pasado.
HA.

El debate en torno al callejero de Villamayor de Gállego continúa. El Ayuntamiento sigue adelante con su plan para sustituir las placas cerámicas antiguas con el objetivo de homogeneizar la rotulación. Solo se salvarían tres placas, del siglo XIX. El resto, se retirarían o se taparían. Entre ellas se encuentra el conjunto de azulejería histórica, de mediados del pasado siglo, obra de los sucesores de Marceliano Soler.

Son muchas las voces que se oponen a esta decisión, alertando de la obligación de preservar el patrimonio artístico. El PSOE presentó una moción en pleno para que se reconsiderara la decisión municipal y se conservara in situ la azulejería histórica del municipio. Daniel Aquillué, concejal socialista e historiador, defendió la propuesta:"Lo interesante de Villamayor es que tenemos toda la evolución cerámica del XIX al 2000, de artesanía de Muel y la más nueva en un casco urbano limitado. Añadiendo la propia singularidad histórica de la localidad. Esta azulejería debería estar protegida y catalogada en todo Aragón, como en Valencia. Y más teniendo Muel".

Una postura que defiende también Apudepa, Prames o el historiador y arqueólogo José Luis Ona, que ha recopilado fotografías de todas las placas que existen. A estas voces se suma la de María Isabel Álvaro, catedrática de Historia del Arte y experta en cerámica:"El conjunto de azulejería de rotulación urbana de Villamayor tiene un extraordinario interés y es parte de su historia". Enumeró varias razones que, en su opinión, justifican la necesidad de conservar este patrimonio cerámico. Según dijo, este municipio "ha tenido la suerte" de mantener in situ dos de las tipologías de azulejos. Una, de la que se conservan muy pocos ejemplos, data de mediados del siglo XIX. Son las que el Consistorio prevé conservar en su ubicación original. Hay otro conjunto (unas treinta), del siglo XX, obra de los sucesores de Marceliano Soler, "un patrimonio que es necesario mantener".

Valioso testimonio histórico

Para María Isabel Álvaro, "los nombres de las calles que aparecen en las placas cerámicas de Villamayor (Paso, Salitrería, Horno Bajo, Brazal, Santuario, Mariano Castillo –autor del conocido ‘Calendario Zaragozano–) constituyen un valioso testimonio histórico de cómo fue su núcleo urbano, lugares, industrias o edificios que ya no existen o de los que no se tiene memoria o personajes ilustres". "Es la historia que no debemos olvidar", añadió la experta.

La catedrática, en un extenso informe sobre esta rotulación antigua, evidencia la "obligación" de contribuir a la preservación del patrimonio artístico y que no se retire. Este conjunto cerámico, tal y como expresó, "tendría que inventariarse, localizándolo en su plano urbano –algo que, en parte, ya se ha hecho–, lo que daría a continuación la posibilidad de trazar una ruta señalizada visitable". Una conservación que sería compatible con añadir una rotulación actual, como se ha llevado a cabo, por ejemplo, en Madrid.

Proceso participativo

El Ayuntamiento de Villamayor de Gállego y la Dirección General de Participación Ciudadana, Transparencia, Cooperación y Voluntariado (Aragón Participa) del Gobierno de Aragón lanzaron a principios de año un proceso para crear una nueva señalización urbana unificada. Se recogieron ideas y se organizaron talleres.

Este proceso se topó con la oposición de la agrupación socialista y de vecinos, que exigían proteger los azulejos históricos. Entonces iniciaron una campaña de firmas y se dirigieron a Patrimonio del Ejecutivo autonómico, que tras estudiar la solicitud denegó la petición de incoación como bien de interés cultural para "respetar la competencia municipal sobre la señalización de las calles". Al mismo tiempo, recomendó al Consistorio de Villamayor de Gállego conservar in situ los azulejos más antiguos o aquellos que están incrustados en los muros, y cuya retirada podría conllevar su destrucción, como las placas de Soler.

Etiquetas
Comentarios