Zaragoza

zaragoza

PP-Cs dice que en 2019 tendrá 23 millones menos de margen de gasto por la gestión de ZEC

La concejal de Hacienda sostiene que el anterior gobierno tenía un tope legal de 654 millones y solo ejecutó 631. La cuenta general se aprueba con los votos de la izquierda.

María Navarro (PP) preside la comisión de Economía y Hacienda
María Navarro (PP) preside la comisión de Economía y Hacienda
Ayto. Zaragoza

La tercera comisión de Economía y Hacienda en apenas una semana sirvió ayer para abonar otra polémica más a costa de las deudas, los ingresos y –en este caso– del cumplimiento de la regla de gasto en 2018. La responsable del área, María Navarro, lamentó que el anterior gobierno de ZEC dejara de gastar 23 millones de euros que podrían haber utilizado sin incumplir la regla de gasto y aseguró que esa decisión hipotecará el presupuesto de 2020. «Se reduce la base de gasto y en lugar de coger un suelo de 671 millones, vamos a tener que conformarnos con un límite de gasto de 647 millones», explicó la edil popular, que acusó al anterior gobierno de «mala gestión». «Llevan años quejándose de la ley de estabilidad presupuestaria, de la regla de gasto y de que el Estado asfixia a la economía local, pero cuando tienen la posibilidad de gastar 23 millones, no lo hacen», criticó Navarro, antes de añadir que esta renuncia (el Ayuntamiento podría haber gastado 654 millones frente a los 631 millones ejecutados) acaba afectando, incluso, a los servicios públicos.

El concejal Fernando Rivarés, ahora portavoz de Podemos pero responsable del área de Hacienda los últimos cuatro años, respondió que en 2018 se completó una «magnífica gestión económica» y se defendió aludiendo al alto grado de ejecución presupuestaria: un 98% en los ingresos y del 91% en el gasto. Rivarés atribuyó algunos desajustes a la tardanza con la que la DGA (fue en agosto) desbloqueó los permisos para poder pedir préstamos, a la diferencia entre la ejecución real y los derechos reconocidos, y tambén puntualizó que figuran hasta 80 millones de derechos de cobro atrasados el año pasado, pero que «la inmensa mayoría corresponden a la plusvalía», que en muchos casos no se cobra a la espera de una legislación clara del Gobierno español.

Por su parte, el socialista Horacio Royo lamentó que las comisiones de Economía «sean un valle de lágrimas», por sus referencias a la herencia recibida, y acusó a Navarro de seguir haciendo oposición sin siquiera haber explicado los planes del gobierno para reducir la deuda o las inversiones que se quieren acometer. «Los ciudadanos no necesitan un gobierno que viva al borde del esguince cervical, mirando hacia atrás todo el rato», dijo, asegurando que el gobierno PP-Cs está «falto de ideas y proyectos».

Alberto Cubero, de ZEC, recriminó que el nuevo gobierno no reconozca algunos datos positivos de la anterior gestión como «haber reducido el nivel de endeudamiento en torno a un 20% o recortado el pago medio a proveedores de más de 80 días a unos 20 días». También dijo que Navarro no tiene «autoridad moral» para hablar de la ejecución presupuestaria cuando «es incapaz de aprobar un presupuesto nuevo». Vox, por su parte, pasó de perfil por la comisión y su portavoz, Julio Calvo, dijo que no podía posicionarse porque no había tenido tiempo de analizar los informes.

La sesión de ayer también sirvió para aprobar la cuenta general de 2018, eso sí, únicamente con los votos a favor de PSOE, ZEC y Podemos. PP, Cs y Vox se abstuvieron y Navarro justificó esta forma de dar luz verde al informe para que llegue a la Cámara de Cuentas para su fiscalización.

Etiquetas
Comentarios