Zaragoza

barrios de zaragoza

Una obra polémica para dar continuidad al carril bici en el paseo Tierno Galván de La Paz

La Asociación de Vecinos de La Paz denuncia que nadie les había avisado de que esta actuación se iba a llevar a cabo y aseguran que generará problemas de circulación. 

Obras del carril bici en el paseo Tierno Galván del barrio de La Paz.
Obras del carril bici en el paseo Tierno Galván del barrio de La Paz.
AVV La Paz

Las obras relacionadas con la creación y la mejora de la red de carril bici de la ciudad suelen ir acompañadas de polémica. Ya sea por lo absurdo de alguno de sus tramos o por su ubicación, lo cierto es que la disposición de las vías para ciclistas pocas veces contenta a todo el mundo. El barrio de La Paz ha sido uno de los últimos en acoger unos trabajos para dar continuidad al carril bici del paseo Tierno Galván ante la sorpresa del colectivo vecinal de la zona, que denuncia la falta de información y los problemas de circulación que ocasionará el nuevo tramo.

“Ha sido una cosa inesperada. No era algo que estuviera previsto. Ni en la Junta ni en la Comisión de Urbanismo del Distrito, a la que asistimos periódicamente, se dijo nada”, apunta José Luis Villalobos, presidente de la Asociación de Vecinos de La Paz.

Tal y como ha informado el Ayuntamiento de Zaragoza, se trata de “una pequeña obra” incluida en el contrato de Corrección y Mejora de Carriles Bici con la que se quiere dar continuidad al carril bici que discurre por el paseo Tierno Galván, que se interrumpe unos metros antes de la intersección con la calle Rotonda Villa de Pau, a la altura del puente.

Esta actuación, no solicitada por el colectivo vecinal, ha sorprendido a sus integrantes por las “consecuencias indeseadas” que va a tener sobre el tráfico rodado, teniendo en cuenta que el carril se sitúa en la misma parada del bus 23. “Eso significa que no habrá la posibilidad de que mientras el bus esté en la parada se pueda acceder al puente por el carril libre e incluso girar a Villa de Pau, como hasta ahora ha sucedido. Además, en el caso de coincidir dos autobuses, uno de entrada y otro de salida del barrio, el colapso estaría garantizado”, explica Villalobos.

El representante de la entidad insiste en que la zona de las obras, que previsiblemente estarán finalizadas esta semana, es un “punto estratégico” para el barrio. “En él confluyen varias vías importantes: el puente de salida de La Paz, el paseo Tierno Galván y la Rotonda de Villa de Pau, que es una zona ya pacificada por la que se circula a 30 kilómetros por hora”, comenta. Por este motivo, la asociación demanda “una solución de acceso y salida para los previsibles atascos del transporte público como para los vehículos privados”.

El consistorio, por su parte, asegura que el nuevo tramo dará más seguridad a los ciclistas en su recorrido. Además, señalan que se trata de un trabajo que estaba pendiente de realizarse desde hacía algún tiempo, que había sido demandado en diferentes ocasiones a través del servicio de Quejas y Sugerencias del Ayuntamiento y que fue hablado y consensuado en el seno de la Junta de Distrito. “Para su diseño y ejecución se ha tenido en cuenta tanto el servicio público de autobús en esa zona como el transporte privado. Teniendo en cuenta, además, los datos de aforos de tráfico en esa zona, se estima que la afección será mínima”, exponen.

“No era una actuación prioritaria”

El colectivo vecinal lamenta que la intervención en Tierno Galván haya ido por delante de otras cuestiones que, a su juicio, son más importantes de resolver. “Apostamos por la movilidad sostenible y la bicicleta, pero no podemos entrar en contradicciones. No vale priorizar un tipo de transporte si luego se perjudica a otros”, apunta Villalobos.

Entre las reivindicaciones a las que se debería dar cumplimiento, la asociación señala la construcción de un nuevo puente sobre el canal para dar fluidez al tráfico y mejorar las entradas y salidas del barrio, algo que llevan demandando cerca de dos décadas. También recuerdan la necesidad de instalar unas plataformas de aproximación en la parada de las líneas 24 y 42 de autobús, a la altura del número 19 de Villa de Pau. “El bus queda esquinado y las personas mayores o con problemas de movilidad tienen verdaderas dificultades para subir”, afirma Villalobos.

Por último, demandan la colocación de una marquesina para esperar al bus en la calle Oviedo, iniciativa para la que recogieron hasta 200 firmas vecinales pero que siempre ha sido desoída.

Etiquetas
Comentarios