Despliega el menú
Zaragoza

RIBERA BAJA DEL EBRO

Jornadas de diversión y de intenso calor en Quinto

l Más de 300 personas participaron este jueves en un aperitivo popular en el centro La Codera.

Quinto volvió a registrar este jueves una de las temperaturas más altas de Aragón, pero el intenso calor no mermó las ganas de fiesta en la capital de la Ribera Baja del Ebro. Los hasta 41 grados no desanimaron a los vecinos y visitantes que disfrutan de las fiestas de Santa Ana desde el pasado miércoles, cuando se lanzó el chupinazo que dio rienda suelta a siete días de diversión

Este jueves, día de Santiago, la localidad zaragozana comenzó con una diana por las calles, amenizada por la charanga A’Unión-Muertos de Hambre, seguida de la yincana ciclista. A las 12.00 se celebró una misa baturra, con la colaboración de la rondalla y la participación de las Majas 2019 y de la corporación municipal.

El alcalde, Jesús Morales, explicó que a continuación los asistentes se desplazaron hasta el salón social La Codera, donde se ofreció un aperitivo popular para los vecinos. "Es -dijo- uno de los actos centrales de las fiestas, de los que tienen más tradición". Prueba de ello es que acudieron más de 300 personas. "Antes se hacía al aire libre en los porches del ayuntamiento, pero después se trasladó al centro La Codera, que además tiene aire acondicionado". Una ventaja que agradecieron, y mucho, quienes asistieron a este ágape. Aunque se mantuvo el calor, por la tarde, cayó una tormenta y se trasladó el concurso de disfraces por si volvía a llover.

Quinto vive este viernes el día grande de sus fiestas, dedicadas a la patrona, Santa Ana. De hecho, el programa empezará temprano. A las 8.00 dará inicio la tradicional procesión desde la iglesia hasta el cementerio, y regreso bordeando el Piquete. Un recorrido que se completa aproximadamente en una hora. Morales destacó que en este acto hay unas tablas, que portan entre dos personas, con los denominados cantos, que son bizcochos con la imagen de Santa Ana. Un dulce que se reparte entre los cofrades y que se vende luego a los asistentes. Tras la procesión habrá una misa, en la que participará el coro parroquial. Después, la asociación de amas de casa, junto con la comisión de festejos, ofrecerán chocolate con churros a todos los asistentes en los porches del ayuntamiento. Se calculan que se repartirán entre 300 y 400 raciones.

Etiquetas
Comentarios