Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza

Un mena sufre una gran hemorragia al romper a golpes una puerta en comisaría

El menor extranjero no acompañado (mena) se cortó la mano al romper de varios puñetazos la claraboya del cuarto donde se tutela a estos jóvenes en las dependencias de la Policía Adscrita de la DGA, en el recinto Expo de Zaragoza.

El joven dejó un enorme rastro de sangre en la puerta, de la que arrancó la claraboya a golpes.
El joven dejó un enorme rastro de sangre en la puerta, de la que arrancó la claraboya a golpes.
HA

La comisaría de la Policía Adscrita del Gobierno de Aragón, con sede en el recinto de la Expo, fue escenario el pasado fin de semana de un grave altercado protagonizado por un menor extranjero no acompañado (mena) al que se había interceptado y trasladado allí por su presunta participación en una reyerta con otros jóvenes en el barrio de Torrero. Según pudo saber HERALDO y confirmaron fuentes oficiales, el chico rompió a puñetazos la claraboya de la puerta del cuarto donde se tutela a los menores hasta que se los traslada a los pisos de acogida o al centro de reforma de Juslibol (si han cometido algún delito y lo decreta el juez). Al hacerlo, este joven se provocó varios cortes en la mano y sufrió una gran hemorragia que obligó a trasladarlo a un centro hospitalario.

Los hechos se produjeron el pasado sábado por la noche, después de que una patrulla de la Policía Local condujera al mena a la comisaría de la Unidad Adscrita en el Actur. Al parecer, los agentes del 092 estaban tramitando los papeles de la entrega con los funcionarios destinados en estas dependencias cuando escucharon un fuerte golpe en el cuarto donde habían dejado al joven. Cuando se acercaban a ver qué había ocurrido, este último volvió a pegar otro puñetazo en la claraboya de la puerta, consiguiendo romperla.

El chaval no solo estaba muy agitado, sino que sangraba abundantemente –en la fotografía puede verse el reguero de sangre que dejó–, por lo que los policías tuvieron que actuar con rapidez para contenerlo y taponarle las heridas. Acto seguido, lo evacuaron a un hospital.

Desde la Unión Federal de Policía (UFP), su portavoz en Zaragoza, Rubén Tierra, insistía este martes en que las dependencias donde se custodia a los menas en la comisaría de la Unidad Adscrita «no reúnen las condiciones necesarias de seguridad, ni para los propios chavales ni para los policías». Según este, de ello vienen advirtiendo desde hace tiempo a sus superiores «sin lograr avances». «Y hechos tan graves como el ocurrido este pasado fin de semana demuestran que hay que adoptar soluciones si no queremos lamentar las consecuencias», señalaba Tierra.

Están en custodia, no detenidos

La Dirección General de Interior del Gobierno aragonés confirmó este martes el incidente, pero aseguró que «pese a la aparatosidad de la sangre, el menor no sufrió lesiones graves». En cuanto a la idoneidad del cuarto en el que se custodia a los menas –durante los últimos meses han pasado por allí cientos de ellos–, explicaban que ya estaban previstas una serie de medidas. La primera, sustituir el ojo de buey por otro blindado, que evitará sucesos como el del pasado sábado. Además, se ha decidido atornillar los bancos al suelo y la pared para que no puedan ser utilizados de forma inadecuada. «Son muchos los chavales que hemos tenido aquí y nunca había pasado nada así. Además, hay que recordar que a estos jóvenes los ponen bajo nuestra custodia, pero no están detenidos», recordaban.

Etiquetas
Comentarios