Despliega el menú
Zaragoza

aragón en fiestas

El calor protagoniza el encierro de Torres de Berrellén

La localidad zaragozana dice adiós a sus fiestas en una jornada con vacas y altas temperaturas.

Una de las vacas embiste la barrera en  la que se protegían los vecinos en el último encierro de Torres de Berrellén.
Una de las vacas embiste la barrera en la que se protegían los vecinos en el último encierro de Torres de Berrellén.
Francisco Jiménez

El sol pegaba fuerte y la sensación térmica era de unos 40 grados a las 17.00 de ayer en Torres de Berrellén. Sin embargo, esto no impidió que algunos mozos del pueblo fueran tomando posiciones para desafiar a las vacas a la carrera. Otros, como Jorge Bellido, preferían ver todo desde la barrera. "Yo desde la vallica, que se ve todo muy bien", señaló.

Los ruidos que provenían del recinto donde se encontraban los animales anunciaban que el pistoletazo de salida estaba cerca. Algunos valientes se encaramaban a ver a las vacas delante de las que iban a tener que correr en unos pocos minutos. Una niña a hombros de su madre prestaba atención a todo lo que se desarrollaba mientras su hermana solo quería marcharse de allí. Una mujer aprovechaba para pasar hacia su casa, tan solo unos segundos antes de que se soltara a las vacas. Escenas cotidianas que representaban la calma antes de la tempestad. A las 17.30 en punto se disparó el petardo que daba comienzo al último encierro del pueblo, a cargo de la ganadería de José Arriazu e hijos. La primera vaca salió disparada y a punto estuvo de acabar en el suelo en la primera curva, aunque logró mantenerse en pie para regocijo de los allí presentes. Más agresiva salió la segunda, que embistió con fuerza la valla protectora que separaba a las pocas personas que se habían animado a presenciar la salida. El público dio un salto hacia atrás, asustado por el repentino golpe. "Estas vacas están locas", señaló un vecino del pueblo. Una vez recuperado el aliento comentaron animadamente el gran tamaño de los ejemplares de este año.

Eso sí, el tema estrella fue la ola de calor y el calor que en ese momento hacía. Con el encierro ya en marcha, la plaza principal de Torres de Berrellén fue este lunes un ir y venir al puesto de helados para refrescarse y poder vencer no solo a los animales a la carrera sino también a la climatología y no sufrir una lipotimia.

Entre los asistentes se encontraba un grupo de turistas franceses, que observaban con asombro el espectáculo que tenían delante. Alguno incluso se animó a saltar la valla y desafiar al animal. Al mismo tiempo, un joven despertó los aplausos espontáneos al recortar con su chaqueta hasta en dos ocasiones a una de las vacas sin resultar herido. Al terminar el encierro se procedió a la última salida de cabezudos y ‘pillachicos’ que anticiparon un pequeño picoteo final. El colofón a estas fiestas fue la traca final con la que desde Torres de Bellerrén dijeron adiós a las festividades en honor de Santa María Magdalena hasta el año que viene tras cinco días de jolgorio.

-Consulta aquí otros pueblos de Aragón en fiestas.

Etiquetas
Comentarios