Zaragoza

tribunales

Un vecino de Ejea se enfrenta a 6 años de cárcel por atacar a dos guardias durante las fiestas

Los funcionarios trataban de separar al acusado y a otro hombre cuando se peleaban junto a la plaza de toros.

Imagen de archivo de un coche patrulla de la Guardia Civil.
Imagen de archivo de un coche patrulla de la Guardia Civil.
Heraldo

Un altercado registrado durante las últimas fiestas en honor a la Virgen de la Oliva en Ejea de los Caballeros podría costarle hasta seis años de cárcel a Eduardo L. C., ya que esa es la pena que ha solicitado para él la Asociación Española de la Guardia Civil (AEGC) por agredir, presuntamente, a dos agentes que acudieron a mediar en una pelea. La Fiscalía acusa también a este hombre por un delito de atentado contra la autoridad y dos delitos leves de lesiones, pero propone una pena inferior: un año de cárcel y una multa de 1.200 euros.

Los hechos que llevaron al banquillo a este hombre se produjeron sobre la 1.45 del 2 de septiembre de 2018 junto a la plaza de toros. Cuando llegaron allí los agentes de la Guardia Civil, se encontraron al acusado y a otro hombre enzarzados, por lo que trataron de separarlos y zanjar la disputa. Sin embargo, el primero reaccionó de forma agresiva contra los guardias: a uno lo cogió del brazo derecho y lo zarandeó con violencia, mientras que al otro lo empujó con fuerza tirándolo al suelo.

La actitud del agresor obligó a los funcionarios a reducirlo empleando la fuerza mínima imprescindible, para trasladarlo después a los calabozos del cuartel de la Policía Local de Ejea. Como consecuencia de los golpes recibidos durante la intervención, ambos agentes precisaron asistencia sanitaria, tardando uno en sanar tres días y el otro, cuatro.

Según declararon los denunciantes en la vista celebrada esta semana, el encausado no solo se resistió a la detención, sino que los insultó y amenazó de muerte. "Me he quedado con vuestra cara"; "cuando me soltéis os voy a matar"; o "si os veo por la calle os vais a acordar de mí, que no os tengo ningún miedo", fueron algunas de las expresiones que, según estos, profirió contra ellos. De ahí que su abogado, Jorge Piedrafita, acuse también al ejeano de un delito de amenazas y proponga una condena muy superior a del fiscal. «Se trata de unos hechos graves que requieren de un adecuada respuesta jurídica para el resarcimiento de los agentes y tratar de evitar que algo así se repita», argumenta el letrado de la AEGC.

Cuando declaró ante la titular del Juzgado de lo Penal número 6, el presunto agresor aseguró que no recordaba prácticamente nada.  De hecho, se justificó diciendo que aquella noche había consumido mucho alcohol y lo había mezclado con la medicación. El forense del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) explicó a la magistrada que esta combinación puede afectar al estado de una persona, pero recordó que no había constancia de lo que había bebido el investigado. La defensa, a cargo de Amaya Betore, pidió la absolución o la aplicación de una eximente completa por enajenación.

Etiquetas
Comentarios