Despliega el menú
Zaragoza

cinco villas

Estabilizado el incendio en un pinar en la parte navarra de las Bardenas Reales

Aragón movilizó a bomberos de Ejea y dos helicópteros para participar en la extinción del fuego.

Un hidroavión descarga sobre el pinar arrasado por las llamas en las Bardenas Reales.
Un hidroavión descarga sobre el pinar arrasado por las llamas en las Bardenas Reales.
Bomberos de Navarra

Un incendio forestal que se declaró este miércoles por la tarde en la parte navarra de las Bardenas Reales, en una zona muy próxima a la provincia de Zaragoza, calcinó un pinar y obligó a desplegar un amplio dispositivo de extinción en el que participaron medios navarros, aragoneses y estatales. Según informó el Gobierno de Navarra, las llamas se iniciaron pasadas las 17.00 en un barranco denominado Valdelázaro, cercano a la reserva natural de las Caídas de la Negra y situado a apenas dos kilómetros de distancia de la frontera aragonesa. Ya se encuentra estabilizado al haber conseguido los bomberos que no siga avanzando el frente de fuego, aunque los efectivos continúan trabajando para lograr el control de las llamas.

De acuerdo con estas fuentes, el fuerte viento que soplaba en el paraje en el momento del incendio (una estación meteorológica cercana llegó a medir rachas de hasta 45 kilómetros por hora con una humedad del 25% y una temperatura media de 28 grados) ayudó a la propagación de las llamas hacia la provincia de Zaragoza y dificultó las primeras labores de los efectivos de extinción para controlar el fuego.

Los primeros en llegar hasta el lugar del incendio fueron los bomberos de los parques de Tudela, Peralta y Tafalla. También se movilizó a un avión Azor y dos unidades de las Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF) con sus respectivos helicópteros.

Aragón sumó a estos medios otras dos unidades helitransportadas y varios bomberos desplazados desde Ejea de los Caballeros, que está situada a unos 35 kilómetros por carretera de la zona del incendio.

Hacia las 19.30, pasadas dos horas desde el inicio de las llamas, y ante la imposibilidad de controlarlas, el Gobierno navarro solicitó al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación dos hidroaviones, un bombardero y un aviones de Comunicaciones y Observación (denominado técnicamente ACO). Además, la Comunidad foral movilizó a personal de guarderío forestal.

Al cierre de la edición de este jueves, los bomberos navarros no habían facilitado la superficie de terreno afectada pero daban el fuego por estabilizado.

Los medios aéreos estatales ya han regresado a sus bases, y el resto de aviones y helicópteros se han ido retirando a medida de que disminuía la visibilidad.

Los bomberos continuarán en el lugar con los vehículos desplazados hasta lograr el control de las llamas, y durante toda la noche habrá retenes vigilando posibles rebrotes.

Las labores de control de las llamas se ven dificultadas por la escasa humedad (25 %) y, aunque la temperatura no es elevada, unos 28 grados, el viento sopla con fuerza, con rachas de hasta 45 km/h.

Etiquetas
Comentarios