Zaragoza

zaragoza

Las ramas invaden los balcones y las ventanas de Las Fuentes

Los vecinos de la calle Compromiso de Caspe y Monasterio de Siresa reclaman una poda de carácter urgente para evitar que los árboles se metan en sus galerías y les impidan el paso de la luz.

Avenida Compromiso de Caspe, en Las Fuentes
Avenida Compromiso de Caspe, en Las Fuentes
AVV Las Fuentes de Tramacastilla

Ramas, hojas y copas de árboles. Eso es lo primero que ven algunos residentes de Las Fuentes al asomarse a sus ventanas y balcones. Y es que, aunque tener tan cerca de casa la vegetación y el frescor de los árboles podría parecer una estampa idílica, los vecinos señalan que acarrea más inconvenientes que ventajas y piden al Ayuntamiento que ponga en marcha un plan de poda de carácter urgente.

Las calles más afectadas, según la Asociación de Vecinos Las Fuentes de Tramacastilla, son la avenida Compromiso de Caspe y Monasterio de Siresa, en pleno centro del barrio, aunque el problema también se da en otras zonas del vecindario. “Hace más de diez años que los árboles no se podan en estas calles”, asegura José Luis Ibáñez, presidente del colectivo vecinal.

Ibáñez comenta que, en los últimos días, la asociación ha recibido “constantemente” quejas de vecinos para los que la altura y frondosidad de los árboles comienza a ser una verdadera molestia. “Sus ramas se están metiendo dentro de los balcones y de las galerías. Hay árboles que superan los tejados de las viviendas, y algunas de ellas tienen varios pisos de altura”, añade el presidente. Así lo confirma una de las vecinas afectadas, que vive en Compromiso de Caspe y considera que tener los árboles así “es un peligro, sobre todo los días que hace mucho aire”. Además, lamenta que los sucesivos consistorios no hayan tomado cartas en el asunto. “Llevo 16 años viviendo aquí y nunca he visto una poda”, apunta la vecina.

No obstante, reconoce que esta situación se repite en otras zonas del barrio y que, a pesar de que los grandes ejemplares que tienen en sus calles proporcionan buena sombra, “quitan mucha luz” a quienes viven junto a ellos. “En la calle Doctor Iranzo hay unos pinos que están prácticamente encima de la calle de lo torcidos que están. No hay manera de que los corten”, concluye esta afectada.

La proximidad de las ramas con las viviendas genera, según Ibáñez, la proliferación de mosquitos, palomas y pájaros a tan solo centímetros de las viviendas, lo que incrementa el malestar de los residentes. Sin embargo, las quejas no se centran solo en el estorbo que supone la ausencia de poda, sino en el riesgo que conlleva para los ciudadanos que los árboles hayan crecido de manera tan incontrolada. Los ejemplares pesan cada vez más y la falta de actuaciones provoca que, ante días de fuertes vientos, caigan ramas e incluso árboles enteros. “Han tenido que venir los bomberos varias veces, e incluso las ramas han causado daños sobre algunos vehículos”, advierten desde el colectivo vecinal, que insta al nuevo Ayuntamiento a tomar medidas antes de que haya que lamentar daños personales.

Algunos ejemplares superan la altura de las viviendas
Algunos ejemplares superan la altura de las viviendas
AVV Las Fuentes

De hecho, una de las medidas que el PP de Zaragoza incluía en su programa electoral, dentro del apartado de zonas verdes, era la realización de “un plan que incluya un programa de poda urgente que reduzca el riesgo de los más de 10.000 árboles clasificados como peligrosos y un programa de plantación de árboles en los 9.000 alcorques vacíos en las calles”. La formación también se comprometió a incrementar la dotación para podas de árboles “para reducir el ciclo de poda actual de 12,5 años a 4 años como máximo en los árboles grandes”.

A la espera de la gran reforma del parque de Torre Ramona

Además de la necesaria poda, Ibáñez también señala que la limpieza de las calles es otra de las cuestiones mejorables en el barrio, ya que estas no lucen todo lo limpias que los vecinos quisieran. “Llevamos arrastrando este problema bastante tiempo, y también el del riego, que es insuficiente. Los operarios no dan abasto”, apunta.

No obstante, el principal objetivo de la asociación es conseguir que la tan ansiada reforma del parque de Torre Ramona se lleve a cabo cuanto antes. El Ayuntamiento de Zaragoza ya aprobó en marzo el proyecto, que supondrá una inversión de 762.000 euros. Está previsto que las obras comiencen durante el mes de octubre y que concluyan a finales de año, y el colectivo vecinal espera que los plazos se cumplan. “Queremos que la corporación cumpla con lo prometido en el programa y que no caigan en saco roto las promesas del Plan Integral”, defiende Ibáñez, que espera que el otoño traiga consigo la llegada de las máquinas al parque de Torre Ramona.

Etiquetas
Comentarios