Zaragoza

zaragoza

Zaragoza recibe a los niños saharauis del programa 'Vacaciones en Paz'

Los aragoneses abrirán sus casas a 138 niños escolarizados que pueden repetir experiencia y que deben tener edades comprendidas entre los 10 y 12 años.

La corporación municipal ha recibido en el salón de recepciones del Ayuntamiento de Zaragoza a los niños y niñas saharauis procedentes de los campamentos de personas refugiadas saharauis de Tindouf (Argelia), que han llegado a la capital aragonesa gracias al Proyecto Vacaciones en Paz.

El Ayuntamiento de Zaragoza y el Gobierno de Aragón (DGA) han acogido este miércoles a las familias que forman parte del proyecto de verano "Vacaciones en Paz" donde se lucha, desde hace 40 años, por mejorar las condiciones de vida de niños y niñas saharauis de Tindouf (Argelia).

Este proyecto, que está subvencionado por el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) y al que el Ayuntamiento de Zaragoza aporta 30.000 euros anuales, permite a los niños saharauis vivir lejos de su campamento de refugiados y recibir atención médica, mejorar su alimentación y cubrir sus principales carencias sin olvidar sensibilizar a los aragoneses ante tal situación.

A la recepción de las familias y niños ha asistido el Secretario General Técnico de Ciudadanía, José Antonio Jiménez; el director general de Participación Ciudadana, Raúl Oliván; el delegado saharaui en Aragón, Sidahmed Darbal y, el director gerente del IASS Joaquín Santos. También ha estado presente el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, y los portavoces municipales. 

Según ha explicado Sidahmed Darbal, este programa es de vital importancia y, para ello, la delegación se comporta como enlace entre las asociaciones involucradas, los niños que se reciben, las familias aragonesas que acogen a estos niños durante los meses de julio y agosto y, el Gobierno de Aragón. Darbal ha confirmado que el mantenimiento de este programa "estrella" es una cuestión primordial porque ofrece a los niños "conocer un mundo diferente" y tener una "familia normal y corriente que va a trabajar" sin vivir de la ayuda humanitaria.

Joaquín Santos ha asegurado por su parte que el Gobierno de Aragón va a mantener este programa y ha agradecido a aquellos que se implican en el proyecto basado en la "solidaridad y apoyo a los niños y niñas" y a las familias que les dan una oportunidad.

Este verano, desde el 8 de julio hasta el 26 de agosto, los aragoneses abrirán sus casas a 138 niños escolarizados que pueden repetir experiencia y que deben tener edades comprendidas entre los 10 y 12 años, edad prorrogable hasta 14 si los menores padecen alguna enfermedad.

Todas las asociaciones que conforman el proyecto de Zaragoza, Huesca y Teruel (ARAPAZ, MPDL, ASAPS, Alouda, Lestifta y Um-Draiga) realizan actividades conjuntas con todas las familias a lo largo del verano para compartir experiencias y que los niños se reencuentren con otros niños que viven su misma experiencia.

Por su parte Pepe Díaz, padre de acogida de Hamad, ha contado cómo empezó su experiencia y es que ante la falta de una familia que recibiera a Hamad él, junto a su mujer, acudió al aeropuerto de improvisto y sin tener esta acogida en sus planes que "es desconcertante" para el niño, sobre todo, en sus primeros días.

"Lo más importante es crear un plan de trabajo con horarios para que él sepa cuándo tiene que hacer las tareas y cuándo puede ver la tele", ha explicado en respuesta a las diferencias entre las rutinas diarias de ambos países donde ahora tiene cabida el aprendizaje y el sueño de Hamad "de ser médico".

Este padre ha expresado que la acogida "le ha salido del corazón" y ha criticado que "deberían ser menos políticos" estos detalles para que hubiera más familias que acogieran a niños y se "tuvieran solo en cuenta los valores de amor, ternura y solidaridad que hay en nuestro país".

Etiquetas
Comentarios