Zaragoza

ZARAGOZA

El Cabildo tenía previsto revisar todos los accesos al Pilar antes de la caída del portón

La puerta que se venció el pasado viernes será reparada y volverá a ser instalada en la basílica, aunque todavía no se ha precisado cuándo.

ARAGON PUERTA DE EL PILAR ROTA / 16-07-2019 / FOTO: ARANZAZU NAVARRO [[[FOTOGRAFOS]]]
Decenas de zaragozanos se acercaron ayer a ver la puerta baja de la basílica, que sigue vallada.
Heraldo

El Cabildo Metropolitano de Zaragoza, del que depende la basílica del Pilar, había encargado unos trabajos de «repaso, restauración y ajuste» de las cuatro puertas de acceso antes de que el 12 de julio sobre las 8.45 se desplomara una de las hojas de la puerta alta, la más cercana a la fuente de la Hispanidad.

Según explicaron ayer fuentes del Cabildo, estas labores de mantenimiento están anunciadas en un cartel informativo en el templo desde hace días. La previsión inicial de los técnicos era empezar a revisar los portones principales, los más cercanos al Ayuntamiento de la capital aragonesa y los que más se utilizan.

Sin embargo, antes del inicio de los trabajos se hicieron una serie de comprobaciones, entre las que se incluía forzar al máximo la capacidad de las puertas para detectar posibles deficiencias, y advirtieron que en las hojas del acceso alto había alguna bisagra que fallaba, por lo que decidieron cambiar el plan previsto y acometer primero las labores de restauración en este acceso.

Antes de que pudiera llevar a cabo ningún trabajo, uno de estos portones se desplomó solo sin causar heridos ni daños de consideración en el conjunto patrimonial, más allá de los que sufrió la propia puerta y una lámpara que arrastró en la caída.

De acuerdo con el Cabildo metropolitano, los propios operarios que tenían encomendados los trabajos de mantenimiento se encontraban en el templo zaragozano cuando la puerta se vino abajo. De hecho, observaron cómo se desprendía y les dio tiempo a apartarse. «No corrió peligro nadie», aseveraron fuentes eclesiásticas. A la hora del accidente la basílica estaba abierta al público pero en su interior apenas había una decena de personas, que sobre todo se concentraban en la capilla de la Virgen, donde se celebra la misa de 9.00, para la que faltaban pocos minutos cuando el portón cedió.

Las causas del desplome aún no han sido determinadas sin lugar a dudas, pero este podría encajar con un fallo de las múltiples bisagras que soportan la puerta, que no es de madera maciza y tiene unos siete metros de altura y varios cientos de kilos de peso.

Respecto al valor patrimonial de la puerta vencida, fuentes eclesiásticas indicaron que este elemento no está entre los más valiosos de este tipo que posee la basílica. Los portones del acceso de la fuente de la Hispanidad no tienen la ornamentación ni las tallas de la puerta principal. La única decoración que presentan son unos casetones de formas geométricas, que son precisamente los elementos que resultaron dañados en la caída, de acuerdo con las mismas fuentes.

En cualquier caso, el portón tiene arreglo. La institución religiosa dará prioridad a la restitución de la puerta en su lugar original, una operación que se antoja complicada debido a su gran envergadura, aunque es demasiado pronto para saber cuándo se materializará la instalación porque primero tiene que hacerse la restauración.

El Cabildo precisó que la lámpara que resultó dañada es un farolillo que tiene tres tulipas. También podrá ser reparado porque los daños que presenta son desajustes en los brazos metálicos y rotura de los cristales de las tulipas. Este elemento, que no tiene un valor especial, volverá a alumbrar la entrada baja al templo cuando sea arreglado.

Prioridad a la puerta dañada

Los trabajos de mantenimiento que estaban previstos antes del accidente de la mañana del 12 de julio seguirán según lo previsto durante los próximos días y los técnicos darán prioridad a la puerta dañada.

Fuentes del Cabildo insistieron en que ninguna persona corrió peligro y añadieron que el portón que se cayó no se abre a diario, porque la entrada al templo se realiza por unas pequeñas puertas de madera que están situadas en los laterales. Las puertas de grandes dimensiones se abren solo en ocasiones especiales, como el día de la Ofrenda de Flores o en Semana Santa, y el resto del año en jornadas de mucha afluencia de público a la basílica. 

Etiquetas
Comentarios